Abuelos han adoptado a 144 niños vulnerables durante 20 años: “Es el sentimiento más gratificante”

No siempre es fácil, pero saber que marcamos la diferencia es lo que nos mantiene en marcha. Siempre dijimos que si pudiéramos hacer una diferencia en la vida de un solo niño, todo valdría la pena”, contó Mandy Bright, quien junto a su esposo Joe no piensan en dejar de hacer esta labor.

Hay personas que no les importa pasar toda su vida ayudando a otros, incluso cuando se encuentran en edades avanzadas. Así es el caso de Mandy Bright, de 62 años de edad, y su esposo Joe, de 67 años, quienes se han dedicado a adoptar niños sin hogar durante dos décadas.

Esta pareja de abuelos de West Derby, Liverpool, Inglaterra, han acogido a alrededor de 144 niños durante todo este lapso y, aunque es una tarea titánica, no tienen pesando para porque están convencidos de que su trabajo es sumamente necesario en las vidas de estos chiquillos.

Según reseñó Daily Mail, la pareja empezó esta solidaria iniciativa en el año 2000, cuando abrieron las puertas de su casa a niños necesitados, específicamente a pequeños desde recién nacidos hasta los 2 años de edad. Pero también ayudan a jóvenes padres vulnerables que se encuentren en dificultad para criar a sus niños, lo cual lo hacen desde 2010.

“Si puede ayudar y apoyar a un padre y enseñarle a cuidar a su hijo de manera segura, entonces podrá continuar y desarrollarse y vivir una vida familiar adecuada“, expresó Mandy.

El objetivo es mostrarle a esas jóvenes familias cómo es un hogar funcional y serviles de ejemplo. Recordó que han pasado por casos delicados para ayudar a estos padres. “Una vez tuvimos una madre de 16 años que se había quedado sin hogar mientras estaba embarazada. Tuvimos un éxito brillante con ella. Luego se convirtió en una madre brillante para su hijo pequeño”, dijo.

La práctica de la adopción es nueva para ella, debido a que sus propios abuelos acogían a hijos adoptivos en su hogar. Por ello, de alguna forma supo que podría terminar en los mismos zapatos que sus abuelos.

“Crecí con niños adoptivos, así que sabía que la crianza temporal era algo que siempre quise hacer. No siempre es fácil, pero saber que marcamos la diferencia es lo que nos mantiene en marcha. Siempre dijimos que si pudiéramos hacer una diferencia en la vida de un solo niño, todo valdría la pena“, dijo la funcionaria pública jubilada.

“Y sabemos que hemos cambiado la vida de muchos niños porque vuelven y nos lo cuentan. Me he mantenido en contacto con muchos de nuestros niños de crianza. Incluso vimos a uno de ellos casarse recientemente. Es el sentimiento más gratificante saber que has ayudado a mejorar la vida de alguien“, añadió.

“Nos han dicho, ‘si no fuera por ti, no estaría aquí ahora’. Es brillante“, agregó.

La pareja se enfoca en ayudar a pequeños que provengan de entornos afectados por los vicios y sean sitios hostiles para la crianza de un bebé. “Tienes que tener mucha compasión y comprensión de dónde surgen los problemas. Necesitas mostrar empatía. Pero en lo que hay que concentrarse es en que estamos cuidando a estos niños para mantenerlos a salvo”, contó Mandy.

Algo que tienen muy claro ambos en ese punto de su vida es que no dejarán su labor por ningún motivo. “Más que nunca, necesitamos que se presenten nuevos padres de crianza. Puede ser estresante, pero es el sentimiento más gratificante“.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *