Adoptó una bebé abandonada hace 25 años, al crecer, ella le agradeció con una casa. Valoró su apoyo

Hu encontró a una bebé en un basurero cerca de su casa en 1993 y la cuidó con mucho sacrificio, amor y esfuerzo desde entonces. Hoy, ella se lo agradece de una maravillosa manera. “Cuando era niña, mi madre me cuidó muy bien. Ahora es el momento de cuidarla bien”, dijo la joven según el medio Gatsuur.

El amor que los padres le entregan a sus hijos se refleja en su cuidado y dedicación a ellos. No necesariamente con familias biológicas, también aquellas en que eligieron a un niño para criarlo y hacer de este una persona realizada.

La historia de Hu, una mujer que vive en la ciudad de Anqing (China) conoció a quien iba a ser su hija, hace 25 años. Todo ocurrió un día de 1993, cuando sus deseos de ser madre se cumplieron pero no por medio de un embarazo, sino que encontró a una bebé en un basurero cerca de su hogar.

Sin pensarlo dos veces, decidió adoptarla y cuidar de ella junto a sus esposo, sin consultarle porque sabían que ella anhelaba tener un hijo desde hace mucho tiempo, según el sitio Tribun Timmur.

Como caída del cielo, es algo increíble. A pesar de que su situación económica no era buena como para alimentar una boca más, en vez de leche le dieron papilla a la niña. La cosa se complicó más cuando esta cumplió los cuatro años, ya que el esposo de la señora había fallecido. Hu no se rindió, así que vendió verduras en el mercado y grillos para que no le falte comida, educación y todo lo necesario para que crezca.

Cuando la chica cumplió los 25 años, se independizó y se fue de la casa para hace su propia vida. Actualmente vive en otra ciudad, está casada y con hijos. Ella se sintió tan agradecida de su madre que le compró una casa de dos pisos, ya que la antigua no estaba en buenas condiciones de acuerdo a la información entregada por Gatsuu.

“Cuando era niña, mi madre me cuidó muy bien. Ahora es el momento de cuidarla bien. Este es mi deber de niña”, dijo la joven según Gatsuur. Ella visita a su madre frecuentemente para hacerle compañía.

Hu sigue trabajando duro como antes, aunque ya tenga una mejor vivienda porque no quiere convertirse en una carga. Va al bosque a cortar leña, cultiva verduras y cría pollos, de acuerdo a Tribun Timur.

Una hermosa y conmovedora historia.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *