Anciana fue mamá por primera vez a los 66 años y su hija ya es adolescente. Ahora quiere ir por otro

Adriana Iliescu, hoy de 83 años, se hizo conocida en 2005 luego de haberse sometido a una fecundación in vitro. “Me siento como si tuviera 27 años”, dijo.

Tener un hijo, para aquellos padres y madres que quieran tenerlos, suele ser una bendición en cualquier momento de la vida. Sin embargo, es normal que las personas tiendan a planificar en ciertos momentos de su vida cuándo tenerlos y cuándo no.

Aunque esa planificación pueda ser muy ordenada, hay veces en que los niños vienen en momentos de la vida que no son los que tradicionalmente impone la sociedad como “correctos” para gestar.

En 2005 Adriana Iliescu, hoy de 83 años, se hizo famosa luego de haberse convertido en madre por primera vez a los 66 años de edad, una edad en la que los médicos no recomiendan gestar debido a las complicaciones de salud que eso puede traer tanto para el bebé como para la madre.

El caso de Adriana se transformó en un Récord Guinnes luego de seguir un tratamiento de fecundación in vitro y lograr quedar embarazada.

Según información de Daily Mail, hoy la hija de Adriana, llamada Eliza Iliescu, tiene 17 años, y debe vivir con las críticas de las personas que aseguran que su madre fue “egoísta” por querer tener hijos a una edad tan avanzada.

A pesar de eso, la anciana sabe que ella quiso ser madre porque tenía deseos de cuidar y de triunfar contra los estereotipos de la edad. “El espejo no es amable con las mujeres, pero si estamos hablando de energía, entonces me siento como una mujer joven. Me siento como si tuviera 27 años“, contó.

Hasta el momento Eliza ha podido hacer su vida normal junto a su madre, aunque hay ocasiones en que ocurren situaciones incómodas y malos comentarios. De hecho, cada vez que están juntas le dicen a Adriana que parece su abuela.

La gente piensa que está siendo graciosa cuando me llama abuela (…) Nunca he sentido mis años“, enfatizó ella.

Y esta mujer ha vuelto a estar en el centro de la noticia luego de decir hace algunos días que tenía ganas de tener otro hijo. Según ella, es “medicamente posible (…) Estoy bien y saludable y creo que sería posible tener otro hijo en el futuro, pero no tengo prisa en este momento“.

Ahora, a sus 83 años, Adriana se sigue dedicando a la crianza de su hija que ya está pronto a entrar a la universidad. “Estoy tan unida a Eliza (…) No es fácil ser madre a mi edad. Aconsejaría a mi hija que tenga un hijo antes de los 30 años, pero si no lo hace, creo que una mujer debería intentar tener un bebé a cualquier edad“, cerró.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *