Animador expresó la felicidad de criar a una hija en una pareja gay: “Nos llama papá a los dos”

“Cuando me sonríe a la mañana es el sol de mi vida. Por más que duerma cuatro horas, cinco o seis, lo que sea, es una fiesta”, relató animador infantil argentino, Diego Topa.

En la sociedad moderna cada vez son más comunes las parejas del mismo sexo en la escena pública y ha desapareciendo el tabú alrededor de estas uniones, por lo cual son muchos quienes deciden hablar abiertamente de sus relaciones. Así lo hizo el reconocido animador infantil argentino, Diego Topa.

En conversación con el programa Debo Decir, del canal América, Topa fue abierto al hablar sobre su pareja y su hija de un año y once meses, Mitai, tema que había mantenido en privado hasta ahora.

“No estoy solo, estoy en pareja hace muchos años ya. Y somos papás los dos”, dijo Topa en la transmisión, al relatar que ambos planearon traer a la niña al mundo a través del método de subrogación de vientre.

“Fuimos los dos a Estados Unidos a subrogar. Es un tratamiento largo, de mucha emoción y de mucho amor“, contó.

La pequeña pudo nacer en la ciudad de Miami luego de todo el proceso, que cumplió el sueño que Topa tenía desde hace mucho tiempo: ser padre. “Estoy súper feliz, la pandemia nos hizo estar mucho más unidos todavía. A mí me agarró sin grabar programas de televisión, sin hacer shows, así que estuvimos dos años metidos con ella a full”, expresó.

Además, destacó que no está en los planes de la pareja tener otro hijo por los momentos. Aunque fue más abierto con el tema que de costumbre, prefirió reservar el nombre de su pareja, a quien conoció en el ámbito laboral.

“No digo quién es, no digo el nombre, pero nos conocimos trabajando. Igual nunca digo quién es porque él no quiere y yo lo respeto“, comentó Topa.

Además, fue enfático sobre la felicidad que le hace sentir su hija. “Cuando me sonríe a la mañana es el sol de mi vida, porque se despierta y lo primer que dice es: ‘Arriba, vamos’. Me dice ‘papá Tebo’, en vez de Diego. Y yo me derrito. Por más que duerma cuatro horas, cinco o seis, lo que sea, es una fiesta”, dijo.

“La verdad es que agradezco todos los días, porque es la bendición más linda. Yo amo trabajar para los más chiquitos, en el medio me conocen todos y vienen a ver mis shows. Pero ser padre es otra cosa, puedo entender más a los papás, a los abuelos y a todos los que me vienen a ver”, agregó.

También cree que su hija se toma bien el hecho de tener dos padres, dejando a un lado los perjuicios sociales. “Ella nos llama a los dos ‘papá’ y es hermoso. Yo tengo un montón de amigos que también subrogaron vientre y es todo natural. Ellos vinieron a enseñarnos a nosotros”, dijo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.