Bebé elefante abrazó con su trompa al oficial que lo rescató. Sin hablar le expresó agradecimiento

El oficial forestal lo salvó del secuestro y lo reunió con su madre. Por eso expresaba tanta felicidad.

La inteligencia de los animales es sorprendente, aunque sean salvajes son capaces de reconocer la amabilidad de otros seres y llegar a agradecerla. Siendo en ocasiones víctimas de humanos inescrupulosos que solo quieren hacer dinero, pero también conociendo a otros que solo quieren ayudar.

Este es el caso de un bebé elefante quien fue rescatado por funcionarios forestales en India, salvado de las manos de negociantes ilegales.

La imagen fue compartida por el oficial forestal, Parveen Kaswan a través de Twitter en la que transmitió un lindo mensaje: “El amor no tiene lenguaje”. Explicando también que tras el recate, este pequeño elefantito sería reunido con su madre.

Y es que en la imagen se aprecia cuando el pequeño paquidermo usa su trompa para abrazar la pierna del oficial que lo salvó, quien mira hacia abajo un poco sorprendido. Si se dan cuenta, en el rostro del elefante parece estar riendo, tal vez al no sufrir más maltrato.

Los elefantes son muy buscados por sus colmillos y también para venderlos de forma ilegal, en esta ocasión un pequeño fue separado de su madre por puro egoísmo.

Por suerte, existen santuarios que no son más que espacios donde los gobiernos pueden protegerlos de la caza ilegal y aunque en ocasiones es complicado igual, para eso están los oficiales forestales. Encargados de cuidarlos y hacer todo lo posible por mantener su seguridad, sobre todo cuando se trata de animales en extinción.

Aunque sus vidas estén en riesgo, ellos harán todo lo posible por proteger la fauna de sus países, para que en el futuro las próximas generaciones podamos conocer estas especies.

Además, es un trabajo gratificante y llenos de momentos maravillosos como el que ofreció este elefantito a su salvador, su héroe en uniforme. Una muestra más de porque no deben ser vistos como una forma de negocios, son seres que sienten y merecen todo el respeto que el mundo les pueda dar.

Esperamos que a lo largo de su vida, este elefante y su madre no tengan más problemas con humanos y puedan vivir de forma digna y tranquila, se lo merecen.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *