Científicos de Costa Rica cultivan corales nuevos para salvar los arrecifes

Raising Coral Costa Rica es un grupo sin fines de lucro dedicado a la restauración de arrecifes de coral en Costa Rica. Muchos arrecifes de coral han sido dañados por la contaminación y el cambio climático. A través del trabajo de este equipo de investigadores, se restauran los ecosistemas de los arrecifes de coral, así como la conexión humana con la naturaleza.

Desde Raising Coral Costa Rica, cientos de voluntarios cultivan corales en viveros submarinos y los plantan en arrecifes de coral dañados para ayudar a acelerar su recuperación natural. Trabajan además, en estrecha colaboración con las comunidades locales para comprender sus necesidades, educarlas sobre el ecosistema marino y desarrollar estrategias que las ayuden a mantener sus medios de vida al involucrarlas y emplearlas en la restauración de arrecifes. 

Los corales del Golfo Dulce

Este grupo de investigadores, tiene bien en claro que, si de verdad se desea proteger los ecosistemas marinos, es fundamental preservar los arrecifes de coral puesto que sustentan más del  25% de la vida marina.

Los arrecifes funcionan como una especie de gran ciudad subacuática que está compuesta por especies que construyen todas las estructuras que sirven de refugio a las algas. Las algas -también llamadas zooxantelas– utilizan la luz del sol para producir la energía que la ciudad submarina necesita para poder funcionar.

En efecto, si la temperatura del agua aumenta o la claridad disminuye, los organismos que conforman el arrecife se disipan, lo cual provoca que el arrecife quede sin fuente de energía. Y es que, la falta de luz solar por bloqueo de los sedimentos y la tendencia en alza del calentamiento de los océanos, han estado afectando seriamente al correcto desarrollo de los arrecifes de coral.

La microfragmentación

Para cultivar y revivir los corales en el Golfo Dulce, Raising Coral ha estado implementando la técnica de microfragmentación. Esta, consiste en una forma de reproducción asexual y funciona tomando una fracción de un coral vivo para luego cultivarlo en condiciones marítimas ideales y pasados unos 10 meses, devolverlo al océano.

Desde el año 2017, este grupo de investigadores ha estado trasplantando los corales “clones” en el Golfo Dulce. En efecto, tras mucho esfuerzo y dedicación, el grupo ya ha logrado que crezcan más de 1500 piezas de arrecifes de coral.

Cabe destacar, que la restauración de los arrecifes de coral se postula como una de las alternativas principales para contrarrestar los efectos del calentamiento global. 

¿Qué piensas de esta iniciativa?

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *