Consejos para padres de María Montessori para educar niños felices e independientes

Nadie nació con un instructivo para saber educar a un hijo, convertir a un niño en un adulto funcional para la sociedad es muy difícil, sobre todo si a este no se le dio una buena educación durante su desarrollo, cuando los hijos son pequeños nos dedicamos a limpiar el reguero que van dejando tras ellos sin permitirles que sean ellos mismos quienes lo hagan, desde ahí ya estamos afectando al menor.

No es fácil formar a un hijo, ni existe una manera rápida y eficiente para que este sea autónomo e independiente, todo se debe de dar poco a poco.

Es por eso que continuación te mostraremos un listado de consejos que ofrece la metodología de María Montessori para educar niños más independientes y responsables, misma que se puede aplicar a partir de los dos años en adelante y de acuerdo a su edad, toma nota:

Niños de 2 y 3 años

Esta puede ser una de las etapas más cruciales para el niño ya que ostenta su máximo potencial de aprendizaje y son más receptivos, a esta etapa María Montessori la llamó período sensible. También es el periodo en el cual los padres tienen la mejor oportunidad de aconsejar y guiarlos por el camino correcto.

Es por eso que es la mejor etapa para otorgarles sus primeras responsabilidades, desde luego algo sencillo y en las que sean vigilados por sus padres. Actividades como aprender a vestirse solo, guardar sus juguetes y cuidarlos de que no se dañen. También es importante dejar que participe en las tareas del hogar haciéndolo sentir que es parte de la familia y que al igual que todos los miembros de esta tienen que cumplir con las responsabilidades del hogar.

Niños de 4 y 6 años

Durante esta edad se debe apoyar para que empiece a realizar sus primeras tareas en la cocina, claro, algo muy sencillo y que no represente ningún peligro para él, tal como servirse en un plato su cereal favorito, leche en el vaso o algo sencillo pero que le ayude a empezar a ser autónomo, se sienta partícipe y útil. Es importante el apoyo de los padres adaptando el mobiliario en casa para facilitarle las actividades que este realizará. Esto le creará una gran satisfacción por hacer las cosas bien.

María Montessori recomienda dejar que el niño a esta edad se desenvuelva en todas las pequeñas cosas que forman parte de su vida cotidiana para que se sienta autónomo y se motive a crear su independencia.

Niños de 7 y 8 años

Los primeros años de la vida de un niño, entre los 2 y 8, experimenta momentos cruciales. En esta etapa es cuando los padres deben de apoyarlo, deben de ayudarle a asentar su autoestima, su visión de autosuficiencia y las raíces de su identidad, pues son las que le ayudarán durante su crecimiento para ser capaz, útil e independiente.

De los 7 a los 8 años los niños empiezan a desarrollar habilidades para realizar muchas cosas y empiezan a crearse la idea de que son capaces de realizar cualquier tarea, más de lo que los padres pueden permitir, es importante dejar que este aprenda por su cuenta y realice actividades por sí mismo pero también se le debe de dar consejos y mostrarle lo que está bien y está mal.

A esta edad ya debería de ser responsable de sus cosas tanto del hogar como de la escuela y demostrar que se le puede dar la confianza para que desarrolle mayormente su independencia.

No todos los niños maduran al mismo tiempo

Debes tomar en cuenta que no todos los niños tienen la misma capacidad y tampoco maduran al mismo tiempo, es por eso que no se debe de imponer responsabilidades que este no pueda realizar. No hay que obligarlo a realizar una tarea que no entienda. Todas las actividades sugeridas se deben supervisar con discreción y cariño.

A continuación te mostraremos una tabla de actividades que puedes encomendarle a tu hijo dependiendo su edad y habilidades para que lo ayudes a desarrollarse como una persona más autónoma, independiente y feliz.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *