Despiden a mesera por recibir propina de USD 4 400 y no querer compartirla con el resto. No aceptó

Los gerentes le dijeron que debía quedarse con el 20% y repartir con los trabajadores lo demás, algo que nunca antes le habían pedido. Así que los acusó con quienes le dieron el dinero, y ellos reclamaron que el dinero le pertenecía a esa trabajadora.

Ser mesero es un trabajo difícil, pues además de trabajar cargando comida todo el día con pocas posibilidades de sentarse a descansar, debes lidiar con las personas. En ocasiones suelen ser algo molestas, aunque lo mejor del día vienen con las amables, las que dejan una preciada propina que complementa el sueldo bajo que suelen pagar en estos empleos.

En un restaurante de Bentonville, Arkansas, una mesera atendió a un grupo de trabajadores que decidieron darle una propina de 4 400 dólares por su buena atención.

El cliente había llamado antes para saber que sus meseros no compartían propina, la idea era alegrarle la noche a una persona y hacerla sentir especial. Ryan Brandt, la mesera, recibió el cheque entre lágrimas pensando lo que podría hacer con el dinero, tenía que dividirlo con otra compañera, pero 2 200 dólares seguía siendo mucho dinero.

El problema estuvo cuando el gerente de turno le dijo que solo se quedaría con el 20%, el resto tendría que dividirlo con todos los trabajadores.

Esto la desilusionó, pues quería el dinero para pagar sus préstamos estudiantiles, además nunca le habían hecho eso en 3 años que llevaba trabajando ahí.

“Me dijeron que iba a entregar mi dinero en efectivo a mi jefe de turno y que me llevaría a casa el 20%. Fue devastador, pedí prestada una cantidad significativa para préstamos estudiantiles. La mayoría de ellos se apagaron debido a la pandemia, pero volverán a encenderse en enero y esa es una dura realidad”.

–Ryan Brandt, mesera despedida, dijo a Fox 59–

Pero el empresario que organizó la entrega de propinas descubrió lo que había ocurrido, que la habían despedido por “violar las reglas del restaurante”, algo que no tenía sentido, pues la describían como una mujer muy dulce. Así que volvió al restaurante a pedir su dinero, aquel que no pertenecía a la cuenta que había pagado.

“No entiendo completamente por qué le pasaría esto a lo que parece una mujer tan dulce y bondadosa. No obstante, estoy comprometido a mostrarle que hay grandes personas en el mundo que harán el bien cuando puedan”, escribió Grant Wise en Facebook. Así que se colocó manos a la obra y abrió un GoFundMe para que la mesera pueda pasar unas tranquilas navidades, mientras encuentra otro empleo.

No le pareció justo que le quitaran tanto dinero para dividirlo, no fue justo, y lo peor de todo es que también le quitaron el sustento, su amado empleo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.