Doña ‘Cuquita’, la historia de amor con la mujer más importante en la vida de Vicente Fernández

María del Refugio Abarca se convirtió en la compañera de vida de Vicente Fernández y la historia de amor de esta pareja supera cualquier película de Hollywood.

Hasta sus últimos días, Vicente Fernández estuvo acompañado por su amor incondicional, compañera de vida y madre de sus hijos: María del Refugio Abarca, también conocida como ‘Cuquita’. Su historia de amor definitivamente supera cualquier película de Hollywood.

Todo comenzó cuando el cantante tenía 23 años y María del Refugio apenas 18. Viviendo la flor de su juventud, Fernández vivía en Huentitán, Jalisco, cuando quedó cautivado por la que simplemente era la hermana de uno de sus amigos.

Ella también estaba interesada, pero desde el comienzo tuvieron adversidades. La carrera de ‘El charro de Huentitán’ se convertiría en un impedimento en los primeros momentos de su relación.

Ambos dudaron con estar juntos. Vicente Fernández le pidió a ‘Cuquita’ que se buscara un novio porque no iba a poder “estar aquí y allá” y que solo iban a perder el tiempo.

Pero en una de sus visitas, se encontró con otro hombre en la puerta de la casa. Al preguntarle quién era, ella respondió que se trataba de su novio. Fue entonces cuando las dudas de Vicente desaparecieron y le pidió matrimonio para no perderla jamás.

Según contó en una entrevista, él le dijo: “Te doy 10 minutos para que lo dejes, porque tú y yo nos vamos a casar el 27 de diciembre”.

Y así ocurrió, en una sencilla ceremonia decidieron unir sus vidas para siempre. Su deseo de tener una familia también se hizo realidad, con la llegada de sus cuatro hijos (Vicente, Gerardo, Alejandro y Alejandra), 11 nietos y una bisnieta.

La pareja tuvo sus distintos altibajos. El artista se vio envuelto en varios escándalos de infidelidad que su esposa aparentemente le perdonó. El amor le sonrió a Vicente Fernández.

Pero desde que Fernández anunció su retirada de los escenarios, la pareja se enfocó en su relación y en disfrutar de su familia en su rancho llamado Los Tres Potrillos.

Antes de la muerte de Vicente Fernández, su amor se mantuvo pendiente de su salud en todo momento. Literalmente, hasta que la muerte los separó.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.