Doritos apoyó a la comunidad LGBTQ con un comercial del Día de Muertos. Amor gay después de la vida

En la publicidad se ve a una familia visitando a sus familiares en el cementerio, lugar donde descubren que su viejo tío encontró el amor en otro hombre una vez lo enterraron.

“Nunca es tarde para ser quien eres”: Ese es el eslogan de la última campaña publicitaria lanzada por Doritos, quienes desearon esta vez hacer alusión a una comunidad en específica, aprovechando una celebración importante de México. Y es que a través de este su último comercial mostraron apoyo a la comunidad LGBTQ, contando la historia de un hombre enamorado de otro, después del a vida.

Y es que muestran que el personaje conocido como el “Tío Alberto”, a quien iban a visitar, vivió una vida de soledad, en la soltería.

Como es costumbre, su familia pasó a su tumba a dejarle obsequios y alimentos, como muestra de lo mucho que lo recuerdan. Ahí, cuando aparece, primero lo saludan y conversan un poco, pero después se llevan una sorpresa cuando conocen a Mario, a quien presentó como su pareja.

Luego de tomarse la mano, la familia se sorprende pues parece que nunca se imaginaron que el “tío Alberto” fuera homosexual.

Pero su hermana que es anciana y aún está viva se alegra, porque después de pasar toda una vida en soledad, pensó que estaría solo para siempre. Pero no es así, gracias a Mario, quien llegó en espíritu para acompañarse el uno al otro, sin duda un mensaje bastante motivador.

Como dice su eslogan, nunca es tarde para ser quien eres, un impulso para todos aquellos que aún están “dentro del clóset” y puedan vivir la vida que desean, expresando el amor a su manera.

Sin importar la edad que tengan las personas, tienen el derecho de ser felices, siempre que eso no afecte a los demás, por lo que no deben ocultar lo que sienten. Cuando teman, solo deben pensar en el tío Alberto y su contexto, quien tal vez por la época en la que vivió, ocultó sus sentimientos por otros hombres.

En redes sociales fue muy aplaudido este comercial, por el apoyo que le daban a una comunidad que solo quiere ser respetada en todo el mundo. Aunque muchos lo demos por sentado, todavía no son libres del todo, en muchos lugares del mundo la homosexualidad es un crimen.

Y si bien en otros lugares no parece representar un peligro, existe un odio escondido de quienes no aceptan a quienes viven de forma distinta.

Ese es el mensaje de Doritos, el cual inspira a todos a vivir la vida que deseen, llena de amor y el respeto de quienes les rodean.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *