Dubái “siembra” sus nubes y hace llover de manera artificial. Los acusan de “jugar a ser Dios”

Uno de los proyectos con que se logró este objetivo, consiste en atacar las nubes con cargas eléctricas, a través de drones especializados. De momento ha funcionado a la perfección, en la misión de combatir las altas temperaturas, de hasta 50ºC.

Las temporadas de lluvia y calor cada vez son más irregulares. El calentamiento global ha enloquecido al clima y acarreado grandes sequías en muchos lugares del globo. En Dubái, uno de los Emiratos Árabes Unidos, los veranos suelen ser largos y muy calurosos, aunque también áridos y nublados.

Los inviernos son más bien secos y con pocas lluvias, lo que sin dudas puede ser un problema. 

Ahora, para combatir las altas temperaturas, de hasta 50ºC, han “sembrado” sus nubes y han hecho llover de manera artificial. Los acusan de “jugar a ser Dios”.

A pesar de ser una medida para combatir las temperaturas extremas, ha generado bastantes anticuerpos. Sobre todo porque el clima generalmente se asocia a una cuestión más bien divina. 

“Verdaderamente los ricos del mundo…”, escribió un usuario de Internet.

Según informó el medio Khaleej Times, se han generado lluvias en varias localidades, además de preverse para los próximos días.

Para combatir este desfavorable clima, para la agricultura y otras áreas, han utilizado la tecnología.

Desde las autoridades de los Emiratos Arabes Unidos, financiaron un proyecto de “siembra” de nubes a través de drones. Pagaron más de 10 millones de euros, para desarrollar nueve proyectos diferentes, todo en el marco del combate contra la falta de lluvias.

La novedosa medida fue liderada y llevada a cabo por la Universidad de Reading, quien está detrás de la creación de los drones.

Este sistema funciona atacando las nubes con cargas eléctricas, cargando las gotas de agua y haciendo más probable que caigan y se mantengan por el tamaño.

“Lo que estamos tratando de hacer es hacer que las gotas dentro de las nubes sean lo suficientemente grandes para que cuando caigan de la nube, sobrevivan hasta la superficie”.

–explica Keri Nicoll, investigador del proyecto–

No utiliza productos químicos ni otros contaminantes, por lo que la medida ha ganado adeptos.

De la misma forma, ha generado anticuerpos y críticas, por “jugar a ser Dios”.

Por estos días, Dubái experimenta temperaturas de unos 41ºC, sin una gota de lluvia. Sin embargo, las repentinas precipitaciones llegaron y, los expertos Meteorólogos lo asociaron a la siembra de nubes.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *