Dueña de casa de huéspedes dio hogar a mamá adolescente que vivía en la calle con su bebé. Se apiadó

Sasha, de 17 años, y su novio no tenían dónde vivir con su hijo Leo, pero Barbara Godfrey les dio techo en una de sus habitaciones. “Ha sido genial y de gran ayuda”, dijo la joven a Liverpool Echo.

Tener hijos siempre es una bendición para las personas que lo desean, aunque no siempre los traen al mundo en la mejor situación de sus vidas, como pasar por problemas económicos o incluso la edad.

Los embarazos adolescentes son complejos de tratar, ya que no todas las madres tienen la suerte de contar con el apoyo de sus padres, y la sociedad en la que vivan, pero lo bueno del mundo es que es tan grande que no todo es malo. Aunque sea difícil de encontrar, la gente amable y gentil existe para demostrar que no todo está perdido y devolver la fe en la humanidad.

Sasha es una adolescente de 17 años que se convirtió en mamá a fines del 2021 y buscaba un lugar donde quedarse con su novio Neo, hasta que se encontró con la casa de huéspedes de Barbara Godfrey, quien le abrió las puertas.

Barbara es propietaria de Captain’s Quarters and the Andorra, una casa de huéspedes ubicada en el pueblo de Southport (Inglaterra) que recibe a todas las personas que no tienen un lugar donde quedarse, como Sasha y su bebé Leo.

“Descubrimos que estaba embarazada a principios de año y terminamos teniendo bastantes problemas”, dijo la mamá a Liverpool Echo.

Sasha y compañía llegaron hasta la amable mujer gracias a unas sugerencias que había recibido, e ir a su casa de huéspedes es seguramente de las mejores decisiones que ha tomado en su vida. “Barbara ha sido genial y ha sido de gran ayuda. Probablemente nos hubiéramos quedado atrapados en una mala situación si no hubiéramos venido aquí. Esa es la mejor manera en que puedo decirlo, realmente”, dijo Sasha al mismo medio.

La propietaria de las habitaciones ha sido todo el apoyo que la joven necesitaba para salir adelante con su bebé, por lo que tuvo mucha suerte en encontrarla. “Inmediatamente nos mostraron los alrededores y nos dijeron que estábamos a salvo aquí. Mi pareja y yo no recibíamos ningún beneficio, así que vivíamos de un banco de alimentos que no era precisamente bueno”, detalló la madre a Liverpool Echo.

Barbara disfruta darle techo a las personas que pasan por tiempos difíciles, incluso llega a sentirlas como si fuesen su propia familia. “Los alojo, los mantengo aquí, los hago felices. También les doy comida. A veces aparecen sin absolutamente nada”, dijo la propietaria al medio inglés.

Cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *