El agricultor que consiguió “detener el desierto” y convertirlo en un lugar habitable

El desierto del Sahara es una de las zonas más áridas del planeta, donde el crecimiento de vegetación es prácticamente inexistente. Sin embargo, hoy conoceremos la historia de un hombre que, a través de un conocimiento ancestral, perseverancia y duro trabajo, ha conseguido ganarle un pulso a las tierras anteriormente estériles y abandonadas entre Burkina Faso y Níger.

Yacouba Sawadogo ha conseguido detener el desierto, mediante la transformación de las tierras áridas en tierras habitables, donde ahora los agricultores pueden regenerar el suelo y producir alimento a pesar de la escasez de lluvias.

Un logro que no ha conseguido tras arduas investigaciones en el laboratorio de alguna prestigiosa universidad del mundo, sino dedicando su vida a detener el desierto, plantando árboles donde antes solo había arena y muerte. Un merecido reconocimiento que en 2018 le hicieron ganar el conocido Premio Nobel Alternativo (Right Livelihood Award 2018).

Ganando terreno al desierto

Desde 1980, durante un período de alarmante de sequía, Sawadogo ha conseguido plantar más de 40 hectáreas de bosques en tierras desérticas. Actualmente, más de 60 especies de árboles y arbustos viven gracias a Sawadogo. Es sin duda uno de los bosques más diversos plantados y gestionados por un agricultor en la zona del Sahel.

Pero, ¿cómo lo consiguió? Tan fácil como haciendo uso de los conocimientos tradicionales. En aquella región, los cultivos databan de muchos años atrás. Por eso, en sus tradiciones se hallaba la sabiduría suficiente para paliar los estragos de la desertización.

Junto a Mathieu Ouédraogo, su amigo y compañero de lucha, Sawadogo hizo uso de dos antiguas técnicas para recuperar el suelo: los cordones de piedras y los agujeros Zaï.

La primera consiste en hacer hileras con pedruscos, de modo que, cuando llueve, el agua se queda estancada durante algunos minutos, penetrando en el suelo y restándole dureza.

La técnica que le dio el triunfo

La segunda técnica fue la de los “agujeros Zaï”. Esta consiste en cavar hoyos junto a las semillas sembradas, ayudando a retener más humedad. Yacouba incorporó varias innovaciones, como la de hacer hoyos aún más grandes.

Asimismo, también incorporó material orgánico en dichos agujeros, tales como estiércol, hojas, pequeños troncos y deshechos vegetales. Esto, a su vez, atrajo a las termitas, quienes lejos de ser un enemigo, se convirtieron en la mano de obra de ingeniería que faltaba. Gracias a los túneles excavados por estos insectos, el suelo se ablandó, logró tener mayor humedad y las plantas comenzaron a crecer.

Un legado que ha transformado la agricultura del país

La técnica empleada por Sawadogo ha permitido a los agricultores producir cosechas incluso en años de sequía.

Además, los árboles plantados junto con los cultivos se usan para enriquecer el suelo, producir forraje para el ganado y crear oportunidades de negocio como la apicultura.

Un buen número de soluciones que sin duda están ayudando a los agricultores a adaptarse al cambio climático, a reducir la pobreza rural y a prevenir los conflictos locales por el agua.

El líder agrícola pasa mucho tiempo hablando con la gente, enseñándoles sobre sus técnicas. Pero también habla del cambio climático, la necesidad de reforestar y el valor de preservar las plantas y árboles autóctonos. «El éxito de estos esfuerzos recaerá en las generaciones más jóvenes, las cuales impulsan cada vez más un cambio ambiental«, dijo en una ocasión.

Ole von Uexkull, director ejecutivo de la Fundación del Premio Right Livelihood, dijo sobre el anciano agricultor: “Yacouba Sawadogo juró detener el desierto y lo logró. Si las comunidades locales y los expertos internacionales están dispuestos a aprender de su sabiduría, será posible regenerar grandes áreas de tierras degradadas, disminuir la migración forzada y construir la paz en el Sahel“.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *