Emprendedora mujer convierte basura plástica en ladrillos más fuertes que el concreto

Mujer emprendedora, transforma basura plástica en ladrillos más fuertes que el concreto. Una idea innovadora para mejorar la vivienda en África.

Ella es Nzambi Matee, una emprendedora e inventora de 29 años con sede en Nairobi, es la fundadora de una startup que recicla basura plástica y las transforma en ladrillos que son más fuertes que el concreto.

La empresa, llamada Gjengemakers ltd, se inició tras el desarrollo de un prototipo de máquina que convierte el plástico desechado en adoquines.

En un solo día, la fábrica significa 1,500 ladrillos de plástico batido.

Los cuales son apreciados no solo por la calidad, sino también por lo asequibles que son.

En palabras de Nazambi dice que:

Es absurdo que todavía tengamos el problema de proporcionar una vivienda digna, una necesidad humana básica. El plástico es un material que se utiliza y se malinterpreta. El potencial es enorme, pero su vida posterior puede ser desastrosa.

 Inicios de la empresa

Antes de crear Gjengemakers ltd, Nzambi se especializó en ciencia de materiales. Y trabajó como ingeniero en la industria petrolera de Kenia.

Pero en 2017, dejó su trabajo para comenzar a crear y probar los ladrillos, que son una combinación de plástico y arena.

Obtiene el material de desecho gratis de las fábricas de envases y también lo compra a otros recicladores los cuales se ven beneficiados también.

A través de la experimentación, comprendió qué plásticos se unen mejor y luego creó la maquinaria que le permitiría producirlos en masa.

Debemos repensar cómo fabricamos los productos industriales y tratarlos al final de su vida útil, dijo Soraya Smaoun, quien se especializa en técnicas de producción industrial con el PNUMA.

La innovación de Nzambi en el sector de la construcción destaca las oportunidades económicas y ambientales cuando pasamos de una economía lineal, donde los productos, una vez usados, se descartan, a una circular, donde los productos y materiales continúan en el sistema el mayor tiempo posible.

Hasta ahora, la empresa ha logrado reciclar más de 20 toneladas de desechos plásticos en ladrillos que vienen en una variedad de colores que incluyen, entre otros, rojo, azul, marrón y verde.

No solo son increíblemente fuertes, probados para sostener el doble del umbral de peso de los bloques de concreto.

Sino que la puesta en marcha también ha generado 112 oportunidades de trabajo para recolectores de basura, mujeres y grupos de jóvenes.

Fuente de información: FORBES.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *