Personas, trabajos y, ¿por qué no?, oportunidades.

Dejamos ir no por miedo, no por comodidad, sino por paz mental. Nuestro bienestar vale más que cualquier cosa.

Dejemos ir personas tóxicas, personas negativas, personas que no aportan; dejemos ir a quien nos lastima, quien nos humilla, quien siempre nos deja caer.

Dejemos ir trabajos mediocres, estresantes, trabajos que nos roban la vida.

Dejemos atrás relaciones conflictivas, trabajos no gratos, personas que no valen la pena estar con ellas.

Dejemos que todo fluya, que todo tome su curso, porque cuando algo o alguien no te pertenece, por más que te aferres el mundo y el universo entero te lo quitarán.

No, entiende, NO ES PARA TI.

Alguien que no te aporta no es para ti.

Algo que no te hace ser mejor persona DEFINITIVAMENTE no es para ti; algo o alguien que te estresa no merece estar contigo; porque vivimos para disfrutar, para sentir, para levantarnos todos los días a ser felices.

Ama lo que haces, disfruta lo que haces, y ama a quien tienes a tu alrededor, pero jamás te quedes en un lugar o con una persona que no te deja ser, que no te deja florecer, se llama COMODIDAD y un día todo eso terminará por cansarte, por hacerte mal, créeme, las peores enfermedades empiezan por aguantar cosas que no van con nosotros.

El universo entero conspira para que tú estés bien, ayúdalo, fluye, sigue y deja ir todo aquello que no te deja ser feliz.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *