Es gay, negro y está cansado del racismo por adoptar un hijo blanco. Lo confunden con un niñero

“Las miradas y comentarios van desde ‘Nunca he visto a un niñero negro’ hasta ‘¿Ese hombre acaba de llevarse a ese bebé?’. Este es el agotamiento del que hablo”, dijo Scott Brown, quien junto a su esposo crían a su pequeño en California, Estados Unidos.

El avance de la diversidad en la sociedad actual ha hecho de cada vez las familias modernas sean más distintas, lo que no significa algo malo o bueno, simplemente es la forma libre de percibir la unión en estos tiempos. Sin embargo, al tratarse de algo progresivo, estas familias no escapan de las miradas llenas de prejuicio de los más conservadores.

Un caso que representa muy bien ello es el de Scott Brown, un hombre negro y homosexual de Studio City, California, cuya pareja es un hombre blanco. Además, Scott y su esposo tienen un hijo rubio, lo que puede resultar extraño para muchos y por lo cual deben lidiar con muchos señalamientos.

En una publicación en la página Huff Spot, Scott narró su experiencia y cómo espera que su hijo se sienta en el futuro respecto a la familia que lo crió. Y es que, la diferencias entre él y su pequeño le generan estrés y cansancio por lo que puedan decirle en la calle.

“Estoy hablando del cansancio que ya siento de solo pensar en lidiar con otro episodio de ‘padre negro e hijo blanco‘”, escribió Scott en su texto, quien resaltó que no deja de sentir orgullo por su hijo menor a 2 años de edad y la relación con su esposo.

“Nuestro hijo llegó a casa con nosotros poco antes de la Navidad de 2020, cuando tenía 9 meses. No sé si fue San Nicolás, Papá Noel o esa pareja italiana que hace de Mamá y Papá Noel en ‘Rudolph’ quienes lo hicieron posible. Pero nuestro paquete de alegría navideña había llegado y todo fue perfecto”, dijo.

Cuando se enteró de la raza de su bebé, Scott pensó que sería juzgado y cuando ya tuvo a su hijo en manos notó que era sumamente blanco. “Nuestra sociedad se ha acostumbrado a ver padres blancos con hijos negros. ¿Pero padres negros con hijos blancos? No tanto. Nunca pensé que tendríamos un bebé blanco”, contó.

“Por lo general, esos eran los reservados para parejas heterosexuales blancas. Aquí me había estado preparando toda mi vida para criar al niño negro, o algún otro no blanco, más seguro de mí mismo y con más derechos que pudiera, con los puños llenos de orgullo y amor propio“, añadió.

Aunque estaba inseguro, quedó enamorado de su hijo al verlo y aceptó el reto, a pesar de tratar con las opiniones destructivas de terceros, que son peores cuando están solos él y su bebé.

“Las miradas y comentarios van desde ‘Nunca he visto a un niñero negro’ hasta ‘¿Ese hombre acaba de llevarse a ese bebé?’. Recientemente, cuando un cajero en el supermercado preguntó si mi hijo era mi bebé, quería decirle que la única pregunta que debería hacer era: ‘¿Papel o plástico?’ Este es el agotamiento del que hablo”, expresó.

Gracias a un consejo que recibió para lidiar con este situación y evitar un escenario peor, siempre lleva consigo el certificado de adopción. “A veces me encuentro viendo a mi hijo y preguntándome cómo afectará su vida esta experiencia de tener dos padres homosexuales de dos razas diferentes. ¿En qué clase de hombre se convertirá a causa de eso? Para mí es una perspectiva emocionante”, señaló.

Scott solo tiene la opción de seguir adelante con su familia y hacerle frente a las críticas pero sin bajar la cara. Él ama a su familia así como ellos lo aman a él.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *