Hombre donó parte de su terreno a una persona en situación de calle. Le construyó una humilde casa

Ambos se conocían desde hace años, porque vivían en el mismo barrio. Jorge deambulaba por las calles y vivía al costado del camino, mientras que a Antonio le sobraba terreno (y solidaridad).

Esta historia es un relato de bondad y amistad, que transcurre en el barrio Ciudad Nueva de Villa Hayes (Paraguay), donde Jorge López deambulaba por las calles. No tenía un rumbo fijo, pues vivía al costado del camino.

Antonio López es un ciudadano de 40 años, que conocía hace ya algunos años a Jorge. En primera instancia López organizó una campaña de ayuda, pero que tuvo muy poca respuesta. Entonces fue que quiso ir un paso más allá.

El hombre terminó donando parte de su terreno a Jorge, construyéndole un humilde hogar. Un gesto solidario y muy noble.

Hoy se han transformado en grandes amigos, todo en base a la bondad de Antonio. Su enorme corazón ha sacado muchos aplausos, en redes sociales y diversos medios locales.

El hombre que vivía en las calles, dormía bajo un techo muy deteriorado, que afortunadamente lo cubría de las lluvias. Sus paredes eran maderas puestas para evitar el viento y tener algo de privacidad, pero evidentemente sus condiciones de vida eran deplorables.

Como nadie lo ayudaba, Antonio tomó el asunto en sus propias manos.

Como al solidario hombre le sobraba parte de su terreno, decidió entregárselo a Jorge para que pudiese tener un hogar digno. 

Sacó plata de su propio bolsillo y comenzó a construir ladrillo por ladrillo.

Según reportan medios locales, al comienzo Antonio no quería que la historia se hiciera pública, pero un gesto tan enorme y bello tenía que ser difundido.

Un amigo de los protagonistas difundió la historia y contó detalles del gesto de Antonio, quien es suboficial de la policía y trabaja en una comisaría de Asunción. 

Jorge tuvo meningitis de pequeño y no tiene familia, solo algunos lejanos. Dice que es un señor muy educado y que está feliz con su hogar.

Demoraron aproximadamente un mes en construirla y hacer de este mundo un lugar mejor. Una historia inspiradora.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *