Hombres atacaron con ácido a mujer iraní por no llevar vestimenta conservadora. Volvió a sonreír

Marzieh tuvo que lidiar con la desfiguración de su rostro por esta agresión machista. Aunque la ley no la protegió, quiere inspirar a otras mujeres a no callarse ante las injusticias.

Aunque el feminismo ha ido ganando espacios en el mundo, con su lucha para hacer valer el derecho de las mujeres, la agresiones contra ellas no han parado. Los casos condenables, como el de Marzieh, siguen siendo el reflejo de una sociedad que debe cambiar de rumbo rápidamente.

Marzieh es una joven iraní que fue atacada indiscriminadamente por dos hombres, sin ningún tipo de razón. Uno de ellos le arrojó ácido en la cara y le desfiguró la mitad del rostro.

La fotógrafa alemana Mihaela Noroc, quien se dedica a  “capturar retratos e historias de mujeres increíbles” alrededor del mundo, contó el caso de de Marzieh en su cuenta en la red social Instagram The Atlas Of Beauty, donde resaltó la fortaleza que ha tenido para sobreponerse de este trágico episodio.

“Ella es Marzieh, una de las mujeres más fuertes que he conocido. Tomé esta foto hace un tiempo, en Irán y hoy, después de tener su consentimiento, decidí publicarla”, comentó Noroc.

“Marzieh conducía en Isfahan, Irán, hace seis años, cuando dos hombres en motocicleta se acercaron a su automóvil. Uno de ellos le arrojó ácido en la cara y luego huyeron. La policía nunca los atrapó, aunque la calle estaba vigilada por cámaras de video”, agregó.

No obstante, esta no fue la única ocasión que se veía una agresión de este tipo. De acuerdo a Noroc, muchos otros casos similares sucedieron pero con el mismo desenlace lamentable: nadie fue enjuiciado por estos delitos.

“Todos estos actos horribles estaban dirigidos a mujeres que no vestían atuendos conservadores. Muchos iraníes creen que estos ataques se realizaron en complicidad con diferentes autoridades para disuadir a las mujeres de adoptar una forma de vestir más liberal”, dijo la fotógrafa.

A pesar de lo horrible que vivió Marzieh, ella está luchando para apoyar a otras mujeres que deben atravesar situaciones parecidas. Intenta crear conciencia sobre estos ataques y lleva adelante su objetivo de lograr prohibir la venta de ácido.

“Aunque se puso a llorar al recordar ese día horrible, quería contarme toda la historia. Luego sonrió de nuevo. Era la sonrisa de una mujer poderosa, que encontró la fuerza y ​​el coraje para superar el sufrimiento y luchar por su causa todos los días, para que esto no le vuelva a pasar a otras mujeres“, destacó Noroc.

“Querida Marzieh, mujeres increíbles como tú son la razón por la que estoy haciendo este proyecto. Muchas gracias por mostrarme la forma más pura de belleza”, añadió.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *