Jefa regaló dos pasajes de avión y 10 mil dólares a cada empleada de su empresa. Les quiso retribuir

Sara Blakely, empresaria de 50 años que comenzó vendiendo máquinas de fax, vendió su marca de ropa interior Spanx por 1,2 billones de dólares. Según la mujer, el regalo era “para celebrar este momento”.

A cualquier persona le gustaría estar en un empleo en el cual pueda llevarse bien con sus superiores y sus jefes, para así poder vivir un ambiente laboral grato y sin problemas de ningún tipo en las relaciones interpersonales.

Y existen ocasiones en que son los mismos jefes que intentan reforzar esas relaciones con sus empleados. Esto lo pueden hacer de diversas maneras, pero a Sara Blakely, dueña de la empresa Spanx, se le ocurrió una idea: pagarle a sus empleadas unas vacaciones donde ellos quisieran.

Pero antes de tener empleados siquiera, Sara tuvo que esforzarse para ver su sueño de vida cumplido, el cual era tener una empresa propia. Tras años de intentos frustrados, tanto a nivel académico como a nivel laboral, y de trabajar vendiendo máquinas de fax, esta mujer de 50 años logró comenzar su negocio.

Según información del twittero Chris Munn, la empresa comenzó solo con 5 mil dólares de capital y terminó valiendo 1,2 billones de dólares, precio por el que fue comprado por la firma de inversiones Blackstone.

Como era tan complicado darle inicio a una empresa, Sara estuvo durante muchos años teniendo dos trabajos paralelos. Por un lado era la dueña de Spanx, una marca incipiente de ropa interior, y por otro lado era una vendendora de máquinas de fax que iba puerta a puerta ofreciendo sus productos.

Sara nunca tuvo el apoyo de ningún inversor cuando su empresa comenzó, por lo que decidió retribuirle a sus empleadas todos esos años de existencia en el mercado de la ropa interior.

En plena fiesta de actualización de la valoración de la marca, Sara informó a todos sus trabajadores que otra empresa había comprado Spanx, por lo que a modo de agradecimiento por esos años de trabajo les regalaría dos boletos de primera clase al destino que ellos quisieran más la suma de 10 mil dólares.

El anuncio fue recibido con gritos de alegría por parte de las trabajadoras, quienes fueron parte importante en el crecimiento de la empresa de Sara.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *