Joven celebra su título tras recibir burlas por vender papas para pagar sus estudios. Es maestra

Los padres de Bevalyne Kwanboka no tenía dinero para costear la universidad de su hija, pero eso no fue impedimento para que la chica lograra convertirse en una profesional.

Son muchas las personas que a veces deben hacer hasta lo imposible con tal de conseguir dinero para costear sus estudios universitarios. Algunos consiguen becas, otros piden créditos en el banco y otros trabaja. En el caso de Bevalyne Kwanboka, ella vendía comida en la calle, pero solo recibió burlas por la forma de juntar dinero para convertirse en profesional.

Bevalyne Kwanboka desde que era pequeña, soñaba con ir a la universidad para convertirse en profesional. Desafortunadamente, sus padres provenían de una familia muy pobre y no tenían los medios para poder ayudar a su hija a cumplir su meta en la vida. La joven decidió que sin importar lo que tuviese que hacer, ella tendría un título.

Desde un comienzo, la idea de convertirse en profesional de Bevalyne, tenía un motor principal: Poder tener mejores oportunidades laborales y así sacar a sus padres de la pobreza. Como su deseo era muy grande, la chica tuvo la brillante idea de freír y vender papas en la calle para costear sus estudios.

Pero, a pesar de ser una mujer esforzada digna de admiración, Bevalyne solo recibió burlas en internet por su trabajo. La joven con tal de promocionar su producto, publicó una fotografía en Twitter, donde los cibernautas se rieron de ella por vender en la calle y por la vestimenta con la cual lo hacia.

La joven, cuando salía de clases, o antes de ir a la universidad, ocupaba ese tiempo libre para cocinar papas en la calle. Por la misma razón, la mujer vestía vestidos y trajes formales, ya que después debía ir a sus clases. Su curioso atuendo para freír hizo que recibiera críticas y burlas en las redes sociales.

“Aquellos que cuestionan mi vestimenta en mi negocio, lo aclaro, llego a la escuela por la mañana y asisto a clases y luego vengo a vender papas fritas. ¿Quieres que vaya a clase con un delantal?”.

Bevalyne Kwanboka a Tv47.

Aún así, todos los malos ratos valieron la pena. Sin importar las bromas de mal gusto, no los comentarios negativos que recibía a diario, gracias a su esfuerzo, hoy Bevalyne Kwanboka ya es licenciada en Educación. La joven está lista para poder ejercer como maestra y por fin sacar a su familia de la pobreza.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *