Joven celebró su título de ingeniero en el puesto donde su madre vende ropa usada. Pagó sus estudios

“Dios es muy bueno con nosotros, hace días recibí mi título como ingeniero y quise tomarme está foto en el toldito de la pulga con mamá”, dijo Enrique Zapata Reyes, quien mostró orgullo por el trabajo de su madre.

A pesar de lo dura que pueda ser la situación económica que atraviesen algunos padres, ellos harán lo posible para que sus hijos se eduquen y tengan un mejor futuro. Por ello, se debe agradecer ese esfuerzo tan honesto por sacar a los suyos adelante.

Eso lo sabe muy bien Enrique Zapata Reyes, un joven de la localidad de Sabinas, en el estado de Coahuila de Zaragoza, al norte de México, quien recientemente se graduó de ingeniero y no dudó en agradecer en primer lugar a aquella persona que hizo todo lo que tuvo en sus manos para apoyarlo: su madre.

Y es que Enrique viene de un hogar humilde, por lo cual entiende los esfuerzos que hizo su mamá para que pudiera estudiar. Ella se dedica a vender ropa usada en un mercado informal en esta localidad, donde lo poco que logra ganar lo invierte en su hijo. Por ello, el joven fue hasta su puesto de trabajo para fotografiarse con su mamá y el diploma.

“Dios es muy bueno con nosotros, hace días recibí mi título como ingeniero y quise tomarme está foto en el toldito de la pulga con mamá, Dios sabe cuántas veces de esa venta salió para camiones, material, libros, copias, etc…” escribió el joven su cuenta en Facebook.

“Muchas veces vendimos justo para el camión o un poquito más pero Dios nunca nos dejó. Agradezco a cada persona que nos compro un prenda de ropa, un par de zapatos, bolsas, etc, porque me ayudaron a qué este sueño fuera posible, además de todas las personas que me ayudaron en todo que siempre estuvieron para mí el título es de ustedes”, añadió.

Enrique está orgulloso de su madre y el trabajo que desempeña, porque ha sido con esta labor que ella pudo pagar sus estudios. Es por eso que quiso invitar a todos los que lo leyeran a comprar en estos establecimientos locales, porque así se ayuda a muchas familias que necesitan trabajar.

“Quiero invitar a través de esta publicación que sigamos consumiendo en los puestos locales, no sabemos si el elote, empanada, agua fresca, rifa o demás, sea para nuestros futuros ingenieros , arquitectos, doctores, maestros”, expresó.

La publicación con la fotos junto a su madre se volvieron rápidamente populares en internet y ya cuenta con 80.000 reacciones y ha sido compartida unas 50.000 veces.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.