La casa de Mi Pobre Angelito podrá ser alquilada para celebrar Navidad. Buzz Mcallister estará allí

La mansión donde se rodó el clásico filme de los 90′ hoy se alista para aceptar a una familia por una noche y vivir una Navidad muy especial. La velada contará con un Mcallister como anfitrión.

Llegó diciembre y unos de los panoramas favoritos de los fanáticos de estas fechas es ver una y otra vez la misma película navideña. Dentro de las favoritas siempre está Mi Pobre Angelito. Hoy los seguidores de las aventuras de Kevin Mcallister, pueden pretender ser él por un día,  ya que este año la casa original del filme puede ser arrendada.

La icónica mansión donde se grabó Mi Pobre Angelito estará disponible en los próximos días para ser alquilada por Airbnb. La  casa Kevin Mcallister tuvo que escapar de los ladrones  ahora podrá ser rentada solo por una noche.

Pero, las sorpresas no terminan ahí. Poner el inmueble a disposición del público general tiene como objetivo celebrar por adelantado la Navidad, y como se pretende que la velada sea única, “Buzz Mcallister” será el encargado de ser anfitrión de la noche. Una pijamada difícil de olvidar.

Devin Ratray, quien interpretó al hermano menor del intrépido Kevin, está alistando las frazadas y preparando chocolate caliente para recibir a quienes sean los afortunados de vivir la experiencia en la casa. “Tal vez no me recuerdan rápidamente, pero resulta que he crecido y estoy feliz de poder compartir la casa de mi familia con ustedes -y hasta mi pizza- en estas vacaciones. Solo intenten que mi tarántula, Axl, no se escape de nuevo”, bromeó el actor, según consigna Daily Mail.

La famosa propiedad tuvo vida más allá de lo que fue Mi Pobre Angelito. Originalmente se construyó en los años 20, y la mayoría de su historia, la propiedad perteneció a John y Linda Abendshiens. La pareja mientras se rodó el filme no estuvo dispuesta a abandonar su hogar, entonces su mejor solución fue dormir en el patio acampando mientras Kevin Mcallister  filmaba sus travesuras.

En 2012, el matrimonio estadounidense decidió que, a pesar de toda las lindas vivencias en su hogar, era hora de venderlo. Desafortunadamente , al ser la locación de rodaje de una película mundialmente reconocida, la venta se volvió difícil de concretar. “Cada vez que pasaba por fuera de esa casa había alguien tomándose fotos junto a ella”, comentó Anna Smith, vecina del lugar, a The Chicago Tribune. La invasión a la vida privada fue lo que volvió difícil encontrar a un comprador.

Aún así, hoy la casa de Mi Pobre Angelito será una vez más un lugar para compartir. Quienes mueran de ganas para sentirse parte de la familia Mcallister por una noche, tendrán que viajar a Winnetka, Illinois. La mansión de ladrillos está ubicada a unos 30 minutos de la ciudad de Chicago.

La Navidad más icónica que alguien pudiese vivir.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.