La literatura como medio de comunicación mundial

Desde tiempos inmemorables, la literatura ha sido el pilar fundamental de la educación de las nuevas generaciones, involucrándolas en un mundo fascinante de letras y experiencias contadas por diversos escritores que han dejado plasmado a lo largo del tiempo en finos pergaminos para el deleite de los amantes de los libros.

Existen una infinidad de libros que ruedan por el mundo encantando a miles de lectores, llevando ese legado inmemorable que traspasa todo tipo de fronteras con el único fin de transmitir ese mar de experiencias que en algún momento el escritor tuvo en su mente y que hoy en día se hacen realidad mediante nuestra capacidad de hacer de esas vivencias algo maravilloso y mágico.

La literatura ha trascendido a lo largo de los años como el pilar fundamental de la primera educación que se les brinda a las nuevas generaciones, esto con el fin de inculcar en los niños un amor incondicional por la lectura y los buenos hábitos de vida, que ayudarán a que esa persona que desde temprana edad adquiere este tipo de hábitos tenga un desarrollo personal muy grande y acelerado, adaptándose a las diversas situaciones que la vida le presente de manera rápida y conveniente.

Es importante recalcar que la literatura más que un hábito de vida, se ha convertido en un motor esencial de la sociedad y las nuevas generaciones, que han basado su vida en una educación llena de riquezas culturales, valores y comportamientos que hacen que cada vez más las juventudes que hoy en día mueven al mundo y lo conducen a un cambio de pensamientos y costumbres arraigadas siempre en el bienestar general, se hagan notar demostrando que el cambio es posible dejando atrás todo tipo de odios y cambiando nuestra forma de pensar enfocándola siempre en ese cambio que el mundo requiere para la superación de tantos conflictos y malas vivencias por las que hemos tenido que pasar.

Para estos tiempos, en que la tecnología controla al mundo, de tal manera y tan degradante, la literatura no pierde su esencia, en cambio sí aporta gran valor a las costumbres que se han ido perdiendo a lo largo del tiempo, aquellas como el compartir con un grupo de personas un buen libro, un poema, unas frases icónicas de autores tan relevantes, una vivencia, experiencias que han marcado nuestras vidas; son este tipo de comportamientos y costumbres que hemos perdido, esto debido a que la tecnología en vez de acercarnos nos ha alejado.

La literatura será por siempre ese medio de comunicación con la realidad o con la ficción, siempre en todo momento nos transportará a otro mundo, nos brindará herramientas para educar nuestro pensar, para educar nuestros pensamientos, llevaremos siempre en nuestros recuerdos todas aquellas experiencias que hemos tenido con cada libro que pasó por nuestras manos, iremos por la vida compartiendo y enriqueciendo ese conocimiento que hemos adquirido.

Nunca será un mal momento para abrir un libro y adentrarse en ese maravilloso mundo de la lectura, este debe ser un hábito de primera necesidad para todas las personas y se transmitir de generación en generación para incentivar a la sociedad crecer inmersos en un mundo de buenas costumbres y educando día a día nuestra forma de pensar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *