La reflexión de Alejandro Jodorowsky que impacta: “El daño se transmite de generación en generación”

Alejandro Jodorowsky Prullansky (Tocopilla, Región de Antofagasta; 17 de febrero de 1929) es un artista chileno, de ascendencia judío-ucraniana, nacionalizado francés en 1980. Entre sus múltiples facetas destacan las de escritor y director de cine. Escribe indistintamente en español y en francés, por lo que, siguiendo el concepto de George Steiner, se puede considerar un escritor extraterritorial. También es el creador de la psicomagia, técnica que pretende servir de sanación espiritual y que conjuga los ritos chamánicos, el teatro y el psicoanálisis, con los que pretende provocar en el paciente una catarsis de curación. Según él mismo dice:

“Para mí la psicomagia es como una derivación de la poesía, del teatro… de todo lo que he hecho”.

Jodorowsky fundamenta su metodología (que no tiene fundamento científico) en que el inconsciente toma los actos simbólicos como si fuesen hechos reales, de manera que un acto mágico-simbólico-sagrado podría modificar el comportamiento del inconsciente, y por lo tanto, si está bien aplicado, puede curar ciertos traumas psicológicos. Jodorowsky también creó la psicogenealogía ya que considera que determinados traumas y comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación, por lo que, para que un individuo tome consciencia de ellos y pueda desligarse de los mismos, es necesario que estudie y haga actos psicomágicos basados en su árbol genealógico y los patrones que existen en él.

En cierta ocasión, Jodorowsky afirmó que cualquier persona que se declarase psicomago o propusiera consejos de psicomagia era un mentiroso, y que hasta ese momento solo él, su hijo Cristóbal Sol y su expareja Marianne Costa podían ejercer la psicomagia. Pero desde hace un tiempo dice que esta afirmación ha dejado de ser cierta ya que hay mucha gente que se ha empapado de su pensamiento, y que con la afirmación anterior, solo intentaba prevenir sobre los falsos sanadores que se aprovechan de la gente.

A continuación te dejamos sus palabras acerca de que el daño es algo transgeneracional:

“El daño se transmite de generación en generación: el embrujado se convierte en embrujador, proyectando sobre sus hijos lo que fue proyectado sobre él, a no ser que una toma de consciencia consiga romper el círculo vicioso. No hay que temer hundirse profundamente en uno mismo para enfrentar la parte del ser mal constituido, el horror de la no realización, haciendo saltar el obstáculo genealógico que se levanta ante nosotros como una barrera y que se opone al flujo y reflujo de la vida.

En esta barrera encontramos los amargos sedimentos psicológicos de nuestro padre y de nuestra madre, de nuestros abuelos y bisabuelos. Tenemos que aprender a desidentificarnos del árbol y comprender que no está en el pasado: por el contrario, vive presente en el interior de cada uno de nosotros. Cada vez que tenemos un problema que nos parece individual, toda la familia está concernida. En el momento en que nos hacemos conscientes, de una manera o de otra la familia comienza a evolucionar. No sólo los vivos, también los muertos. El pasado no es inamovible. Cambia según nuestro punto de vista.

Ancestros a quienes consideramos odiosamente culpables, al mutar nuestra mentalidad, los comprendemos de forma diferente. Después de perdonarlos debemos honrarlos, es decir, conocerlos, analizarlos, disolverlos, rehacerlos, agradecerles, amarlos, para finalmente ver el “buda” en cada uno de ellos. Todo aquello que espiritualmente hemos realizado, podría haberlo hecho cada uno de nuestros parientes. La responsabilidad es inmensa. Cualquier caída arrastra a toda la familia, incluyendo a los niños que están por venir, durante tres o cuatro generaciones”.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *