La trágica y desgarradora historia de las hermanas «Rapunzel»

Pasaron de ser pobres a millonarias para luego caer en la desgracia.

El espectáculo llamado «The seven sisters Sutherland» fue presentado por el Barnum and Bailey Circus en 1882, luego de haber firmado un contrato con las chicas: Sarah, Victoria, Isabella, Grace, Naomi, Mary y Dora de entre 18 y 36 años, las siete hermanas tenían algo que las diferenciaba de la audiencia, su larga cabellera.

El día de su primera función entraron al escenario vestidas de blanco, con un pelo oscuro y largo, cantando una selección de canciones pero la voz de Naomi destacó por encima de todas.

El clímax del espectáculo llegó cuando las hermanas cantaron juntas y dejaron caer sus trenzas de casi 11 metros de largo entre todas. En medio de la orquesta y los espectadores, el show se convirtió en un lugar con expresiones de asombro y aplausos.

El origen de las Sutherland tiene lugar en Vermont, Estados Unidos, sus padres Fletcher Sutherland y Mary tuvieron cinco hijas biológicas y adoptaron a dos, de acuerdo a los rumores, se dice que ellas son de la hermana de Mary, Martha Brink, quien luego de la muerte de su hermana en 1867, cuidó de las siete niñas.

La sociedad de ese entonces las repudió y crecieron en la pobreza, aún así, comenzaron a notar sus habilidades musicales, además de gozar de una extraordinaria y larga cabellera.

Su talento al cantar llevó a su padre a introducir a sus hijas al mundo del espectáculo en los circos, sin embargo, era su cabello la atracción que la haría ricas.

Naomi, una de las más pequeñas se casó con J.Henry Bailey, sobrino del copropietario del circo en 1885, Bailey inmediatamente se hizo cargó de la gestión del show de las hermanas e incluso comenzó a vender un tónico para el crecimiento del cabello, inventado a partir de la receta de la madre.

Bailey explotó al máximo sus estrategias publicitarias, hasta la fecha los productos relacionados al tónico como: limpiadores del cuero cabelludo, pociones anticaspa y coloración del cabello, han ganado millones gracias a las giras promocionales que se han hecho.

Las hermanas Sutherland decidieron construir con sus ganancias una finca victoriana en un terreno que le pertenecía a su abuelo al oeste de Nueva York, para ellas era importante contar con un suministro de agua diario por lo que instalaron un tanque enorme en la parte de arriba de la mansión y los trabajadores se aseguraban de llenarlo diariamente.

Como 6 de ellas estaban solteras, comenzaron a atraer a hombres interesado en su fortuna. Frederick Castlemaine de 40 años primero coqueteó con Dora pero terminó casándose con Isabella de 27 años.

Frederick era apuesto y sabía encantar a las mujeres, sin embargo, tenía un gusto excesivo por la m0rf1na y a d1spararl3 a los coches de la finca. En uno de sus peores momentos se sui1c1dó en 1897.

Las traged1as comenzaron a apilarse en sus vidas, ya que la joven Naomi mur1ó prematuramente, su cuerpo estuvo en la casa por semanas para el maus0le0 que tenían planeado construirle, aunque desistieron de la idea y Naomi fue enterrada en la propiedad familiar sin una láp1da con su nombre.

El comportamiento del resto de las Sutherland comenzó a volverse muy inusual, cuando Frederick fallec1ó hicieron lo mismo con su cuerpo y lo mantuvieron la sala de música en un ataúd de música. Las hermanas lo visitaban y cantaban sus canciones favoritas hasta que el departamento de salud intervino y las obligó a trasladar el cuerpo a un mauso0leo de 10 mil dólares.

Isabella, la viuda caminó dos millas de su casa hasta el cementer1o cada noche por dos años, siempre cargaba una linterna y se dice que hablaba con él. Poco después conoció a Alonzo Swain de 30 años y se casó con él. Ella tenía 46 años para ese entonces.

Las malas decisiones de este matrimonio llevaron a Isabella a vender sus acciones en la empresa familiar y crear un negocio de un restaurador de cabello, el fracaso no tardó en llegar y Alonzo desapareció del mapa, mientras que Isabella mur1ó en la pobreza.

Cuando Victoria tenía 50 años se casó con un joven de 19, el resto de sus hermanas que no se habían casado no apoyaron la unión y la rechazaron, su distanciamiento fue tanto que no la visitaron en su lecho de mu3rte.

La vida de las Sutherland siempre estuvo acompañado de diferentes formas de infelicidad, Mary tuvo períodos de l0cura y encierros frecuentes. Cuando se empezaron a poner de moda los peinados con cabello corto, el éxito de las «Rapunzel» del siglo pasado terminó.

En 1926, las tres hermanas que todavía vivían visitaron los estudios de Hollywood con la oferta de filmar una película biográfica, pero el proyecto se canceló y Dora mur1ó en un acc1dent3 automovilístico durante su estancia allí.

Meses después, las dos hermanas restantes regresaron a su finca, vivieron sus últimos años en la miseria. La casa se vendió y años más tarde se 1ncendió, dejando solo los rastros del maus0leo de Frederick Castlemaine y unas cuantas botellas viejas del tónico que las haría famosas.

¿Sabías de su historia? Cuéntanos en los comentarios que te pareció.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.