Leones abrazados al sol detuvieron el tráfico de una calle completa. No se iban a mover por nada

Un breve video grabado en Kenya demostró cómo incluso el rey de la selva gusta de pasar un tiempo abrazado de su pareja.

Puede que sea gracias a las películas de Disney, los numerosos documentales sobre vida salvaje o incluso, los cuentos antiguos que existen sobre la vida salvaje, pero todos nos hemos hecho una imagen bastante compartida sobre cómo deben actuar los animales que viven en la selva. Pero luego nos enteramos de que a momentos, también pueden tener conductas bastante atípicas, que salen bastante de lo que entendemos es el comportamiento estándar de cada especie.

Así fue en un breve pero tierno video compartido por Twitter.

La escena transcurre en un camino rural en Kenya, África. Este es un país que es famoso por tener una enorme variedad y cantidad de animales salvajes viviendo por todas partes, lo que implica que la civilización humana debe hacerse un espacio entre las manadas de elefantes o tener cuidado con los leopardos que acechan en los árboles.

Aunque en este caso en particular, no fue tanto un riesgo como una molestia que nadie quería interrumpir.

El caso en concreto es que el camino comenzó a verse cada vez más atochado. Los autos quedaban quietos, intentando seguir con sus vidas y avanzar. Pero quienes estaban bloqueando el paso no se iban a mover, no solo porque se trataba de dos enormes y feroces leones, sino que además, porque estaban demasiado cómodos como para hacerlo. 

Los dos leones no estaban precisamente acechando a las personas ni lanzándose sobre una presa, sino que permanecían echados al sol.

Lo que quizás hizo que nadie quisiera separarlos, no fue tanto lo que estaban haciendo como cómo lo estaban haciendo. La pareja de felinos estaban abrazados de una manera completamente tierna, demostrando lo feliz que se sentían de estar en ese lugar uno con el otro. 

Luego de un par de segundos, vemos que en medio de los autos, alguien se acerca.

Es un tercer león, el único entre esa multitud de coches que se atrevió a acercarse a los felinos. El problema fue que no era un león entrenado para asegurar el flujo adecuado de los vehículos, sino que un felino más, listo para unirse al descanso y las caricias al sol. 

El video acaba antes de que podamos ver cómo resolvieron el entuerto, pero podríamos apostar que no tuvo nada que ver con la acción de las personas. Simplemente, los leones son los que dominan.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *