“Lo sentí en el alma”: Mujer donó parte de su hígado a niño luego de leer su caso en redes sociales

Angela de Paula Barbosa quedó tan impactada por la cirrosis hepática de Jadson, de 3 años, que quiso salvarle la vida como fuera. Ahora cada vez que ve su cicatriz sabe que “hay un niño vivo”.

Para una familia siempre es complicado y difícil cuando uno de sus hijos nace con alguna grave enfermedad. Y estas dificultades se dan tanto a nivel emocional como económico, ya que deben acompañar a los niños en tratamientos complejos y largas horas de terapia.

El pequeño Jadson Fonseca Ruiz, de 3 años, nació en las Amazonas con una rara enfermedad que a veces aparece en recién nacidos. Se trata de la cirrosis hepática, la cual destruye gran parte del hígado del paciente, dejándolo inutilizable.

Según información de Globo, como la condición del niño era delicada debía someterse a cirugías y constantes tratamientos, una de esas intervenciones era realizar un transplante de hígado para que Jadson pudiera sobrevivir.

En medio de la desesperación, su madre, Francicléia Gonzales Fonseca, publicó la historia de su hijo en las redes sociales para visibilizar su situación, concientizar e intentar buscar alguien que pudiera ayudar.

El destino quiso que aquella publicación fuera vista por Angela de Paula Barbosa, una vendedora de 36 años, que se sintió muy afectada por la situación de salud en la que se encontraba Jadson y decidió colaborar con él.

Fue así que pensó en donar una parte de su hígado para que el pequeño pudiera sobrevivir a su extraña enfermedad. “Cuando vi su foto, dije: ‘esto es lo que tengo que hacer’. Lo sentí en el alma“, explicó.

Angela se puso en contacto con la madre de Jadson y coordinaron la cirugía en el Hospital Sírio-Libanês, en São Paulo. Afortunadamente la intervención salió bien y el cuerpo del niño aceptó el órgano.

A pesar de que la cirugía fue complicada, ya que corría en riesgo tanto la vida de Angela como la del niño, Angela siente que hizo un bien. “Es la cicatriz de la vida. Cuando la miro sé que hay un niño vivo. La estética es una tontería, la vida vale más que una cicatriz“, explicó ella.

Por su parte, Francicléia se siente eternamente agradecida de Angela, a quien llama como la “segunda madre” de Jadson. “Fue la madre de mi hijo. Es la segunda madre de Jadson, no tengo palabras para agradecerle“, dijo.

Ahora Jadson permanece internado porque su cuerpo todavía se está adaptando al nuevo órgano. “Sus exámenes son buenos. Ahora está hospitalizado porque tiene una pequeña infección, pero espero que podamos salir de aquí“, cerró la madre del niño.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *