Maestra descubrió que una estudiante vivía en un hogar de menores y la adoptó. Quiso respaldarla

“Era muy tímida, se sentaba en el fondo contra la pared. Si no la obligaba a trabajar en grupo no lo hacía. No teníamos mucho vínculo y en un momento empezó a faltar”, contó Miriam, quien nunca pudo tener hijos biológicos por un problema de fertilidad.

Algunas veces las relaciones de amistad entre profesores y alumnos van más allá de una simple relación académica y se generan lazos para toda la vida. Incluso, esa conexión puede traspasar más allá del aula y transformarse en emotivas historias familiares.

Así fue para Miriam, una profesora de Argentina que decidió adoptar a una de sus alumnas de 16 años luego de enterarse que la adolescente había ido a parar a un orfanato, según informó el medio TN.

Tanto ella como su esposo siempre quisieron tener hijos, pero debido a un problema de fertilidad que le fue diagnosticado a la maestra nunca pudieron cumplir su sueño. Fue así como decidieron que tendrían que adoptar para hacer crecer a su familia.

Sin embargo, a Miriam le costó convencer a su esposo, quien todavía tenía pensado intentar tener hijos biológicos. “Sobre la adopción, nunca lo había pensado. Después siguieron pasando los años, tenía 41, 42, 43, 44 y a los 45 un día me levanté y la miré a Miriam. Le dije que teníamos que hacerlo: ‘vamos para adelante“, contó Néstor.

Fue así que llegaron hasta sus vidas dos hijos, Ian y Lolo, de 7 y 8 años respectivamente, quienes habían sido violentados por sus familias anteriores, por lo que tanto Miriam como Néstor se iban a dedicar a criarlos y entregarles cariño.

Ambos tuvieron que acostumbrarse a ese cuidado, ya que al no conocer a los niños todo se tornaba un poco más difícil. Pero cuando estaban recién acostumbrándose a eso apareció Camila, una alumna de Miriam que sorpresivamente comenzó a faltar a clases.

Era muy tímida, se sentaba en el fondo contra la pared. Si no la obligaba a trabajar en grupo no lo hacía. No teníamos mucho vínculo y en un momento empezó a faltar“, contó la maestra.

Miriam se dio cuenta que la adolescente empezó a vivir en un hogar, por lo que tenía muchos problemas personales como para tener un buen desempeño en la escuela. Junto con eso, se enteró que una familia la iba a adoptar, pero tras un problema no se interesaron más en ella.

Luego de algunos trámites legales, la pareja decidió que ellos podían entregarle a Camila ese cálido hogar que le había sido esquivo. “Le dije a Néstor que era rebuenita y que quería que la ayudáramos. Cuando Cami se enteró de que queríamos recibirla en casa los fines de semana y acompañarla, ella, muy arriesgada, enseguida se quiso ir del hogar“, contó Miriam.

Eso sí el proceso tuvo que ser largo, porque al comienzo la joven solamente iba a casa de la pareja por los fines de semana. El juzgado comenzó a notar que la joven no lo estaba pasando bien en el hogar y que había bajado de peso, por lo que decidieron que la pareja la adoptara definitivamente.

Hay que tomar en cuenta que muchos jóvenes llegan hasta edades avanzadas y no son adoptados nunca por las familias, ya que para los padres adoptivos es mucho más complicado criarlos. Muchos de estos jóvenes son rechazados, por lo que para Camila fue la oportunidad de su vida.

No es difícil adoptar, el punto es interrogarse con quién se quiere formar familia, porque podemos formarla con personas de cualquier edad. Si bien, no está mal querer hacerlo con un bebé, habiendo chicos y adolescentes que tanto lo necesitan, habría que replanteárselo y entender que si uno tiene el deseo (…) va a poder adoptar a un chico grande“, cerró la maestra.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *