Mamá elefante atacó sin piedad a un cocodrilo para alejarlo de sus crías. Le dio vueltas y pisó duro

El depredador se acercó mucho a la manada, por lo que la protectora paquidermo no lo pensó dos veces. Agarró su cola con los dientes y la trompa y le dio vueltas hasta el cansancio.

Ser una madre es algo que va más allá de la especie, es un sentimiento protector que obtienen aquellas mujeres que han logrado reproducirse  y conectar con su cría. Es la intención de poner sus propias vidas en peligro, siempre que garanticen el bienestar del más débil.

Como sabemos, la naturaleza suele ser muy darwinista, basándose en la supervivencia del más fuerte, pero hay un factor que no cuentan y es que en ocasiones, en manada pueden protegerse.

Así logró captarse en un video en Zambia, en el que un cocodrilo se acercó mucho a una manada de elefantes, intentando cazar a los más pequeños. Al ver esto, una mamá elefante decidió acercarse y comenzó a atacar al depredador quien no pudo defenderse de los golpes y las pesadas pisadas.

El video fue publicado por Nadav Ossendruver, fundador de Latest Sightings, quien comentó a HuffPost que nunca había visto a un paquidermo atacar a un cocodrilo.

La cuestión fue que el reptil se acercó demasiado a la manada y alertó mucho a la madre, quien no vio otra opción que pisotearlo y enroscarlo con su trompa para sacarlo del agua. Como resultado de aquel ataque sin tregua, el cocodrilo perdió la vida, intentando alimentarse.

Para Hans Henrik Haahr, quien grabó el video, aquellas escenas fueron simplemente impactantes, pues los elefantes suelen ser dóciles. No se imaginó nunca que mamá elefante atacaría de ese modo al desprevenido cocodrilo que solo buscaba presas pequeñas.

Pero así es la naturaleza, si bien el cocodrilo tiene una gran fuerza en su mandíbula, no es tan grande para enfrentarse a un animal que puede superar las 2 toneladas. Y podríamos decir que tuvo suerte, pues los otros elefantes no quisieron unirse a la batalla, prefirieron mirar de lejos la masacre.

Mucho se ha hablado de inteligencia de esta especie y en esta batalla brilló, puesto que usó todo lo que tenía a su alcance para derrotarlo.

Dientes, trompa, cabeza y patas fueron utilizadas en este terrible encuentro que terminó con el fallecimiento del reptil quien simplemente no aguantó ser golpeado con tanta fuerza. Uno quería comer y otro sobrevivir, cuidar a su manada, en esta pelea ganó el segundo, pero no siempre es así.

Como sabemos, los cocodrilos acechan bajo el agua y esperan momentos de debilidad para capturar a su presa, que suelen ser los animales más jóvenes por lo que no debemos sentir lástima, simplemente observar.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *