“Me ligué las trompas a los 30 años”: Mujer defiende su decisión pese a que la llaman egoísta

Desde los 26 años, Holly luchó por someterse al procedimiento, pero solo pudo realizarlo cuando cumplió los 30. Si bien no odia a los niños, solo pensar en ser madre “le causaba estrés”.

Hoy muchas mujeres optan por no ser madres, pues anteponen otros sueños e intereses, como el futuro laboral, la solvencia económica o, simplemente, porque la maternidad como tal no es lo suyo. Sin embargo, esta decisión no deja de generar controversia, sobre todo cuando hay algunas que se someten a procedimientos médicos para evitar ser madres.

Holly Brockwell es una británica que, como tantas mujeres, decidió no ser madre ya que nunca tuvo el deseo de serlo. Por eso, decidió que la ligadura de trompas era su opción para evitarlo pero le llevó largo tiempo concretarlo. ¿La razón? Las críticas y prejuicios en su contra.

Actualmente, aún hay mucha gente que piensa que “las mujeres nacieron para ser madres” y les parece inconcebible que alguna no quiera serlo. Holly se encontró con muchas opiniones de este estilo cuando le comunicó al mundo que quería ligar sus trompas a los 26 años en 2016. 

Según un artículo de Daily Mail, la chica siempre se sintió “muy segura” de no querer tener hijos, pero muchas personas no confiaron en sus palabras. Ella misma contó que muchos médicos le negaron operarla a esa edad, e incluso le sugirieron que su novio se sometiera a un tratamiento como la vasectomía, que puede ser irreversible.

Pero lo de la cirugía no fue su primera opción, pues antes de elegir ese método definitivo, Holly había usado métodos anticonceptivos pero estos le causaron muchos efectos negativos, como mareos, vómitos, problemas en la piel, dolor y mucho sangrado. Con estos antecedentes sobre la mesa, una intervención era su única opción segura para no ser madre.

Sin embargo, antes del procedimiento, la mujer se vio enfrentada a muchas faltas de respeto con su deseo y la llamaron “cruel, egoísta, ignorante y estúpida”, además de sugerirle “ayuda psiquiátrica”. También le dijeron que nadie querría tener una relación con ella.

Una vez que la operación fue confirmada y tenía la posibilidad de ligar sus trompas, nuevamente recibió comentarios negativos como “ridícula” y “rara”. Pero Holly siguió firme ante su decisión y a los 30 años logró hacerse la cirugía definitiva.

Si bien Holly admitió en su momento, que siempre estuvo convencida de su decisión, no fue una decisión fácil de tomar y solo dio el “sí” tras investigar, considerar y reflexionar mucho sobre el tema. 

Actualmente, esta chica disfruta de la compañía de sus gatos y empodera a mujeres a tomar la decisión de ligar sus trompas si quieren hacerlo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *