“Mis hijos no me reconocieron”: Mujer con tatuajes en su rostro los cubrió todos para un experimento

Aimee Smith es famosa en su pequeño pueblo por la apariencia que le daban sus tatuajes, algo que ya es parte de su identidad: “No fui capaz de reconocerme sin ellos. Me sentí asqueada conmigo misma”.

No es erróneo decir que para muchas personas hoy en día, su apariencia es lo que realmente les entrega su identidad. Puede que las frases conocidas por todos nos señalen que es lo que llevamos dentro, o cómo tratamos a los demás, o incluso, cómo somos con nuestros amigos y familiares, lo que nos terminará por definir. Pero teniendo en cuenta que gracias a las redes sociales, todas las personas hoy cuentan con una suerte de revista publicitaria o de modas a su disposición, las cosas también se han ampliado para incluir la apariencia.

Así es como algunas personas no solo lo ven como algo de apariencia, sino que de transformar su apariencia en algo que va más allá de solo verse bien o mal.

Así ha sido en la vida de Aimee Smith, una mujer del Reino Unido y madre de dos hijos, que ha ocupado los tatuajes para convertir su cuerpo en un verdadero lienzo artístico. Llenándose de tatuajes de pies a cabeza, la mujer ha conseguido una apariencia completamente única.

Teniendo en cuenta que vive en un pueblo pequeño del Oeste de Inglaterra, ya todos la conocían por su inusual, aunque muy llamativa, apariencia. Tanto así, que incluso ya se ha hecho famosa dentro de su pueblo de Oakham, en las Midlands inglesas.

Incluso su madre ya entiende lo importante que es para ella esta apariencia, por lo que se mostró un poco reacia a la noticia de que su hija cubriría todos sus tatuajes.

Aimee le aseguró que no era a permanencia: sería solo un experimento. Pero cuando la chica emergió con un rostro limpio, sin ninguno de sus particulares rombos o formas particulares decorativas, sus cercanos no supieron que creer: 

“Sé que es una palabra fuerte pero me sentí vil y horrible en mí misma. Me sentí muy incómoda y fue como mirar a alguien que no conocía. A mi madre le cuesta mucho llorar. Me sorprendió oírla decir lo guapa que estaba, pero al mismo tiempo, como he tenido tatuajes en la cara durante tanto tiempo y son una parte tan importante de mi vida, se puso en plan ‘esa no es mi hija’. 

Después de que la gente de la cámara se fuera, pensé que tenía que meterme en la ducha. Tuve que recoger a mis hijos y el más pequeño ni siquiera me miraba porque no tenía ni idea de quién era. Su reacción me hizo darme cuenta de lo mucho que mis tatuajes forman parte de mí”

–Aimee Smith para el Daily Star–

Por suerte, Aimee solo se cubrió los tatuajes, en lugar de removerlos completamente. Ya supo que prescindir de ellos no era la opción correcta, pero al menos ahora sabe que ya probó la segunda opción.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *