Mujer adoptó a bebé que fue abandonado frente a su casa hace 44 años. Lo acogió tal como un hijo

“Yo siempre le digo a ella cuánto la amo y cuánto le agradezco que se la haya jugado por mí”, dijo David Decoud, quien hoy es un famoso ingeniero en sonido.

Hay ocasiones en que la gente que tiene hijos no tiene la capacidad económica ni un contexto favorable para poder criarlos. En ese contexto, a lo largo de la historia se han conocido muchos casos en que, presas de la desesperación, estos padres abandonan a sus hijos en puertas de casas, iglesias u hogares de menores.

Y como si fuera sacado de alguna película o algún cuento, a una mujer de Asunción, Paraguay, llamada Edith, le ocurrió algo similar. Encontró hace 44 años un bebé que fue abandonado en el frontis de su casa, según informó el medio EXTRA.

Edith tenía tan solo 27 años cuando vio a aquel bebé entre unas mantas y telas frente a la puerta de su hogar. De inmediato supo que no iba a ser fácil, pero a pesar de las dudas y los miedos lo adoptó como si fuera su hijo biológico.

La mujer lo llevó al médico en donde tras unos exámenes le dijeron que tenía 3 días de vida. Edith lo crió y le brindó todas las atenciones necesarias para que nada le pudiera faltar.

Sin embargo, con el pasar del tiempo David Decoud se fue cuestionando sobre si era hijo natural de Edith. Según explicó, su tez era más morena y le hacían bromas con respecto a eso. “En la época de la escuela siempre me decían que yo no era hijo de mis padres porque yo era negrito y ellos más blancos“, contó el hombre.

Su vida transcurrió tranquila, ya que según David nunca le dio “demasiada importancia” al tema. Pero un día se armó de valor y le preguntó directamente a su madre si es que era hijo biológico o no.

“A la edad de 12 años cuando mi mamá me fue a buscar al colegio le pregunté si era su hijo, porque todos siempre me decían que ellos no eran mis padres, porque no éramos iguales. A lo que mi mamá me dijo que ella me eligió de un hospital”, contó.

Luego, cuando tenía 27 años toda la verdad le fue revelada. Un tío en un evento familiar le contó que realmente lo habían abandonado en la puerta de la casa de Edith y que ella se había decidido a quedarse con él.

Yo siempre le digo a ella cuánto la amo y cuánto le agradezco que se la haya jugado por mí“, agregó David.

44 años después de eso, David se dedica a ser ingeniero en sonido. Según él nunca le faltó nada, ya que tanto Edith como su familia estuvieron apoyándolo siempre durante su vida. “Los padres que adoptan lo hacen porque tienen un corazón inmenso y un amor incondicional“, cerró David.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *