Mujer captó a un policía tomándose selfie junto a su compañero canino. No existe colega más fiel

No estamos dudando de sus credenciales para atrapar malhechores, pero ese cachorro tiene una carrera como modelo esperándolo.

El hecho de que los policías tengan dentro de sus filas a perros, especialmente cuando estamos hablando de la situación en Estados Unidos, donde estos cachorros no solo con considerados oficiales, sino que tienen su categoría propia (que es así mismo, un muy tierno juego de palabras), los K-9 (de Canine, canino en inglés), es lo único que nos impide jamás enojarnos del todo con ellos. No solo son muy útiles para ellos, debido a que su olfato, reacciones y velocidad sirven en muchísimas situaciones complejas en las que pueden encontrarse los oficiales humanos, sino que también funcionan para recordarnos que detrás de el uniforme hay personas.

No solo personas, sino que personas que disfrutan de la compañía de un perrito.

Hay una regla que si no la conoces, es hora de que la empieces a manejar: si algo es tierno, siempre tiene el potencial para serlo aun más. La capacidad para ser tierno tiene eso en común con una plaga de langostas. Su tamaño siempre puede crecer y expandirse sin control.

En cierto sentido, es una especia de plaga alegre y de la que nunca podemos tener suficiente. Si no me creen, les presento el caso de un oficial de la policía, a quien descubrieron en un aeropuerto junto a su compañero canino.

No estaba haciendo nada malo, no se asusten. De hecho, todo lo contrario: se estaba sacando unas alegres selfies junto a su querido compañero canino. Dicen que ver las fotografías del backstage de una sesión de fotos es la mejor manera de matar la magia que esta nos inspira. Pero creemos que en este caso debemos estar en desacuerdo: las fotos de la producción son tan tiernas como el producto final.

Las fotos circularon inicialmente en el Facebook de Gina Anzaldua Stevenson, quien las compartió en un grupo de amantes de los animales. Los miembros se escandalizaron: tenían que conocer a ese oficial de la policía y su perro. Como siempre ocurre en estos casos, la justicia está siempre un paso más adelante.

Fue el mismo oficial, llamado Andre Cloyd, quien se identificó, para luego compartirles lo que para ellos no fue distinto a encontrar el Santo Grial: las selfies que se tomó junto a su perro.

Momentos así nos hacen concluir solo una cosa: todos somos más felices y la vida funciona mejor, cuando hay mascotas de por medio.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.