Nacen 3 cachorros de tigre blanco en zoológico de Nicaragua. Es una especie en peligro de extinción

“Es un acontecimiento”, aseguraron a los medios los cuidadores del Zoológico Nacional de Nicaragua, quienes supervisaron el parto de Alime, la gran tigresa albina que vive bajo su cuidado. Por el momento los están alimentando con leche de cabra.

Algunas especies del mundo animal requieren de la intervención humana para seguir existiendo. Puede que esto se deba a que se trata de un animal que ha sido cazado en el pasado de manera extensiva, por lo que sus números han disminuido más allá de lo que son capaces de recuperarse por sí mismos, o porque las mismas personas hemos degrado los ecosistemas, creando espacios donde estos animales no son capaces de existir.

Es por esto que en algunos de los zoológico más grandes del mundo, la tarea de cuidar a los animales va mucho más allá de solo tenerles un espacio cómodo y exhibirlos a los interesados.

Prueba de esto es el trabajo cuasi milagroso que lograron los empleados del Zoológico Nacional de Nicaragua.

En este espacio de conservación animal ocurrió un acontecimiento que fue celebrado por los defensores de los animales de todo el mundo: el nacimiento de dos cachorros de tigre blanco. Este hermoso animal, originario de la India y Asia meridional, se encuentran en peligro de extinción hace mucho tiempo. Tanto por su rareza en la naturaleza, como por lo requerida que ha sido (y sigue siendo) por los cazadores ilegales, los tigres albinos necesitan de muchos cuidados. 

Es por esto que la llegada al mundo de tres de ellos, fue calificado como “un acontecimiento”.

El único problema, es que debido a las condiciones de vida en cautiverio, mezclado con los instintos de la tigresa que los trajo al mundo, los tres cachorros no están siendo alimentados ni cuidados por su madre. Esto ocurre en casos en que la madre considera que estos no son lo suficientemente fuerte para sobrevivir, o algo en su entorno la asustó. 

Teniendo en cuenta los bajos números de tigres blancos que hay en el mundo, los conservadores de animales no pueden darse el lujo de dejar que la tigresa siga sus instintos. Es así como se apocaron a la tarea de cuidar ellos mismos de los cachorritos.

Para amamantarlos, están recurriendo a una cabra que parió sus cabritos con un par de días de diferencia de la tigresa.

El presidente de la Fundación Zoo Nicaragua, el veterinario Eduardo Sacasa describió el acontecimiento con emoción para France24: 

“Es el más emocionante sentimiento (tener estos nacimientos). Son lindos, preciosos, estamos positivos. Están en perfectas condiciones.”

–Eduardo Sacasa, presidente de la Fundación Zoo Nicaragua, para France24–

Va a ser un trabajo duro lograr que esos cachorros lleguen a la edad adulta, pero sus cuidadores están ahí para llevarlo a cabo cueste lo que cueste.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *