Niño que abrazó al Papa Francisco en Brasil inicia carrera para ser sacerdote. Es fiel a su vocación

Nathan se hizo famoso en el 2013 cuando se emocionó en su encuentro con el pontífice, desde entonces ha crecido y su fe en Dios también.

La fe en Dios y la religión es lo que mueve a tantas personas en el mundo, tanto jóvenes como adultos. Para un grupo importante, las figuras como el Papa significan mucho al representar lo que Jesús quería enseñar, como la bondad, amar al prójimo y servir a Dios.

Es muy común ver a las personas emocionándose hasta las lágrimas cuando están cerca del pontífice durante una visita a su ciudad, como ocurrió en la Jornada Mundial de la Juventud de Río (Brasil) en el 2013, cuando un niño de 9 años corrió entre toda la multitud para abrazar al Papa Francisco.

Aquel momento quedó registrado en una fotografía que se viralizó por las redes sociales y diversos medios de mundo.

Recientemente, aquella fotografía volvió a ser publicada por el Obispo de Lorena (Brasil), Mons. Joaquim Wladimir Lopes Dias, en Facebook para informar sobre la situación actual de ese niño, junto a una imagen reciente de él.

Tres años después de ese encuentro con el pontífice, el niño de nombre Nathan formó parte del Mes Vocacional de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), ya que le interesaba mucho la vida cristiana.

En la misma publicación de Facebook, el Obispo informó que durante este año, Nathan obtuvo una cruz pectoral del Papa y a la vez la autorización para usarla, por lo que iniciará su carrera religiosa. “Actualmente, es postulante de la Orden de los Frailes Menores en Rondonópolis / MT ¡Muchas bendiciones!”, dijo Joaquim en la publicación.

Ante esa noticia, muchas personas felicitaron al joven por sus inicios en la Iglesia, y también le mandaron su apoyo. “Que el Espíritu Santo te guíe siempre en el camino de la fe“, comentó un usuario en Facebook.

En una entrevista del 2018, Nathan comentó al blog ChurchPop que se sentía muy motivado para seguir su vocación como sacerdote, y quiere convertirse en uno. “El momento especial que marcó mi historia vocacional fue mi Primera Eucaristía, desde ese día, yo mismo indigno como soy, me convertí en un sagrario viviente de Jesús Eucarístico. Otro momento muy fuerte para mí fue el inesperado encuentro con el Papa Francisco en la JMJ Río 2013”, dijo el joven al sitio.

Una alegría por este joven que sigue lo que su corazón le dicta.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.