No binario conocido como “dragón humano” desea encontrar el amor ideal. Quiere una pareja reptiloide

“Tengo gustos particulares en los hombres, y me refiero a los hombres humanos, pero mi mayor deseo y esperanza es conocer a un compañero reptiloide para que podamos ser una pareja perfecta”, dijo Tiamat Legion Medusa, de 60 años.

Todas las personas quieren ser amadas, por más diferentes que sean. A veces algunos suelen ser juzgadas y rechazadas por su apariencia, pero sin tomar en cuenta el valor que tienen como personas.

Tiamat Legion Medusa, de 60 años, mejor conocido como “dragón humano”, es una persona no binaria que ha gastado más de 83.500 dólares en transformaciones e intervenciones para tener ahora esta apariencia. Sin embargo, aunque sigue en su proceso de modificaciones, espera pronto encontrar al amor de su vida, después de pasar 12 años de soltería.

Originalmente nació como Richard Hernandez, en Texas, Estados Unidos. De acuerdo a Daily Mail, fue en la década de 1980 cuando empezó toda su modificación cuando tuvo un sueño con una mordedura de serpiente.

“(En el sueño) me encontré rodeado de serpientes, de todos los colores y las serpientes me estaban mordiendo y tenía mucho miedo, pero a medida que avanzaba el sueño y seguían mordiéndome, pude ver que no me lastimaban ni ellos ni sus mordeduras”, relató.

“Fue cuando me di cuenta de esto, que mi miedo comenzó a disminuir y me sentí seguro, en paz, no tenía miedo de las serpientes, entonces me desperté“, añadió.

Lo siguiente que tiene en mente es agregar cuernos a su cráneo y quitar el resto de sus dientes, para tener una dentadura de implante que da la apariencia de dragón. Lo otro que parece urgente es eliminar su aparato reproductor para convertirse en el “el primer y único dragón sin género del mundo“.

A su vez, ya piensa en cómo sería su pareja ideal. “El hombre humano perfecto para mí sería uno sin tatuajes ni modificaciones de ningún tipo, uno que es totalmente opuesto a lo que soy“, contó.

Tiamat siente una desconexión de la raza humana por abusos que sufrió a temprana edad. Luego de ser diagnosticado con VIH en 1997, decidió cambiar su vida y alejarse más de la identidad humana.

“Estoy eliminando partes de mí mismo que me ofenden, incluidos algunos de mis atributos físicos y también cómo vivo mi vida hoy como una criatura que es en parte humana y en parte reptil“, detalló.

Y, en cuanto a encontrar un amor, afirmó sentirse “con entusiasmo con la idea de las citas, pero comenzar no va a ser fácil para mí. Tengo gustos particulares en los hombres, y me refiero a los hombres humanos, pero mi mayor deseo y esperanza es conocer a un compañero reptiloide para que podamos ser una pareja perfecta”, expresó.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *