Padre sirio sin una pierna carga en brazos a su hijo sin extremidades. Sonríen a pesar de la guerra

Este trabajo del fotógrafo Mehmet Aslan, que retrata el caso de Munzir y su pequeño Mustafa, recientemente ganó el reconocimiento de la foto del año por el concurso Siena International Photo Awards.

Los hechos históricos, por más duros que sean, deben ser retratados y comunicados, para que queden en la memorias gráfica de la sociedad. Sucesos como la guerra en Siria están llenos de testimonios, rostros y dolor más allá de lo que se conoce comúnmente en los medios.

Alguien que ha sabido registrar de forma cercana lo que ocurre en este país es el fotógrafo Mehmet Aslan, quien recientemente fue galardonado con un prestigioso premio de fotografía gracias a una gráfica que captura la catástrofe que atraviesan los sirios.

Se trata del evento Siena International Photo Awards, el cual seleccionó su trabajo como la foto del año. “Hubo fotografías de 163 países y la mía fue premiada como la Foto de Siena del año. Este premio ha sido un motivo de orgullo para mí”, escribió Aslan en su cuenta en la red social Instagram, celebrando la noticia.

Según relató el fotógrafo, este trabajo retrató a un hijo y a su padre, quien perdió una pierna por una bomba caída en la localidad de Idlib. En la gráfica, el hombre alza en brazos al pequeño, el cual nació sin extremidades debido al gas sarín al que estuvo expuesta su madre cuando estaba embarazada en medio de la guerra.

“Mientras compraba en el mercado de Siria, Munzir pierde su pierna derecha debido al efecto de la caída de una bomba. Su esposa, que estaba embarazada en ese momento, inhala el gas sarín expulsado. Mustafa, que vino al mundo, abre los ojos al mundo sin extremidades por el efecto del gas sarín“, detalló el fotógrafo.

El pequeño, de ahora 5 años de edad, nació con estas condiciones debido a que su madre, Zeynep, tuvo que tomar una serie de medicamentos luego de estar en contacto con el gas sarín. No obstante, a pesar de lo trágica que es la historia de esta familia, en la fotografía galardonada tanto el padre como el hijo salen sonrientes, como si todo esto no les afectara para ser felices juntos.

La fotografía, titulada “Dificultad de la vida“, fue capturada en la provincia de Hatay, Turquía, en la frontera con Siria, donde actualmente se encuentra la familia.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *