Papá murió momentos después de conocer a su bebé: “Respiró por última vez con su hijo en el pecho”

Haley Parke decidió adelantar su parto para que J.B, su esposo, pudiese conocer a su segundo hijo. Así fue como logró abrazar a su bebé poco antes de partir debido al avance del cáncer que padecía.

La vida es un constante contraste entre momentos duros y alegres. Aunque a veces los días grises sean predominantes, siempre existirá la posibilidad de verle el lado positivo a cada situación y es importante no dejar que el rato amargo domine la vida de cada uno. Eso es lo que trata de asimilar Haley Parke, una madre que dio a luz solo momentos antes de que su esposo falleciera.

El mismo día que su segundo hijo llegó a este mundo su amado esposo partió a mejor vida. No es un escenario sencillo de afrontar, pero esta esta madre de Connecticut, Estados Unidos, hace su mayor esfuerzo para salir adelante. “No tengo palabras. Es muy complicado“, comentó Parke en conversación con Today.

Ya han pasado 2 semanas desde que aquel trágico día, el 2 de diciembre, y Parke aún tiene mucho que procesar. Su esposo, conocido como J.B, padecía de un cáncer que fue consumiendo su salud hasta su día final y, con mucha coincidencia, el nacimiento del bebé se adelantó unas semanas. Pudo ver a su segundo hijo antes de fallecer.

“El médico nos dijo que el cáncer se había extendido a sus ganglios linfáticos. Sus pulmones estaban llenos de líquido“, contó Parke.

Gracias a que se pudo adelantar el parto, J.B logró aguantar con vida para poder ver a su pequeño, solo unos momentos antes de despedirse. “O era una cesárea en ese momento o J.B no tendría la oportunidad de conocer a nuestro hijo”, contó Parke en una publicación en su cuenta en Facebook.

“Recibimos noticias de que su pronóstico de 6 meses se había convertido en días. Con la fecha de nacimiento de nuestro segundo hijo a 3 semanas de distancia, mi marido y yo sabíamos que pedir una inducción era lo correcto. Sin dudarlo, el equipo de médicos de la UCI se comunicó con la jefa de trabajo de alto riesgo y médicos de parto. Me ofrecieron una inducción tan pronto como estuviera listo”, detalló.

De esta forma, el personal médico llevó el bebé hasta su padre internado en Cuidados Intensivos para presentarle a su hijo y estuviera junto a su esposa por última vez. “Respiró por última vez con nuestro hijo en el pecho y mi mano en la suya (…) Me decía que está orgulloso de mí. Él decía, ‘Gracias’”, dijo Parke.

“Dios preparó a nuestro hijo para este mismo momento porque salió pesando 7 libras 4 oz y 20 pulgadas de largo, con pulmones completamente desarrollados que soltaban el más dulce de los gritos”, añadió.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *