Pareja adoptó a adolescente con un hijo para ayudar a ambos en su educación. Papás y abuelos a la vez

Donde otros vieron problemas, este par vio una oportunidad. Cumplen dos roles y mejoraron esas dos vidas.

La adopción siempre es una oportunidad para formar o hacer que una familia crezca, pero más que eso, es la opción de llevar un niño a casa y hacerlos felices. La cuestión está cuando crecen, muchos padres quieren criarlos desde niños, lo que se traduce que mientras más jóvenes más oportunidades.

Ahora imagínate que sea una adolescente que tiene un hijo, seguro creerás que es imposible que la lleven a una casa, pero por suerte esta es la historia de una maravillosa pareja que adoptó a ambos.

Ellos son Susana Catarelli y Lionel Aguiar, una pareja argentina que adoptaron a una joven con su hijo y le dieron una segunda oportunidad a sus vidas. Al conocer la historia de esta joven mujer que quería desarrollarse en el mundo se conmovieron y entendieron que necesitaba ayuda con su pequeño.

Fue entonces cuando Susana y Lionel no solo se convirtieron en padres, sino también en abuelos, una relación que creció rápidamente gracias a la pandemia.

Estando todos en casa, pudieron adaptarse más rápido y aunque fue complejo, para nada fue imposible. Encontraron la manera de ejercer su rol como padres y también colaborando en la crianza de su nuevo nieto.

Pero no todos es sobre su experiencia como padres y es que para la jovencita también fue algo difícil, pues ahora recibe consejos y no estaba acostumbrada a recibir amor en el pasado. Por otra parte, el bebé tiene un techo digno en el cual dormir y tiene el apoyo de su madre y sus abuelos.

“Nuestro gran objetivo para ella es que pueda hacer, en la medida de lo posible, dentro de lo que le permita su maternidad, la vida de cualquier adolescente. Que pueda tener un grupo de pertenencia, que pueda tener sus espacios de ocio, conectarse con otras cosas que a ella le gustan, que pueda progresar en lo que decida hacer el día de mañana”.

–Susana Catarelli dijo sobre su hija al Clarín–

Con su experiencia, ambos recomiendan “abrir las posibilidades” a todos los que planeen adoptar. Si bien es comprensible que busquen a los más pequeños, los más grandes les pueden dar una gran sorpresa. “Lo que se puede hacer por ellos es literalmente cambiarles la vida”, dicen al respecto.

Recordemos que adoptar no es algo para la conveniencia de los padres, es la posibilidad que le da el Estado a los niños de conseguir un hogar donde puedan ser queridos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *