Pareja argentina considera una mala idea tener hijos en pandemia. Hoy sus prioridades son distintas

Si bien Claudia Becerra y Agustín Cacciola han soñado con ser padres por un buen rato, la incerteza económica y la situación sanitaria los hizo posponer el plan. Su decisión es parte de una tendencia que va al alza en las familias de Argentina.

Argentina está saliendo gradualmente de su largo y complicado proceso de confinamiento por la pandemia de COVID-19, con ciertas actividades y traslados ahora permitidas por las autoridades sanitarias.

Sin embargo, la situación del último año y medio ha impactado fuertemente en las familias del país, específicamente en la tasa de natalidad.

En el último tiempo las parejas han dejado progresivamente de dar a luz, cosa que se acentuó en pandemia; de acuerdo a información recogida por Reuters, los nacimientos en el Gran Buenos Aires a comienzos de 2021 bajaron en un 25% respecto a los de inicios del año anterior.

Dicho esto, les contaremos sobre el caso de Claudia Becerra y Agustín Cacciola, una pareja residente en el barrio de Belgrano (Buenos Aires) y que tuvo que prorrogar su decisión de ser padres por culpa del difícil contexto en que está el mundo hoy en día.

Un bebé siempre ha sido el sueño de ambos, pero las estrictas cuarentenas y la constante interrogante sobre sus ingresos en este tiempo hicieron que Claudia y Agustín se sentaran a meditar y madurar la idea.

Por otra parte, un factor importante fue que Agustín quedó desempleado hace un tiempo, lo que afectó sustancialmente sus finanzas. “La incertidumbre es lo más difícil de afrontar”, asegura a Reuters. Claudia, a su vez, puso énfasis en que de haber más cuarentenas y confinamientos en la ciudad, ella tendría problemas para asistir a controles médicos en su eventual embarazo, lo que lo hace más lejano.

Muchos especialistas han estudiado esta baja en los nacimientos, fenómeno que no sólo afecta a Argentina sino que también a varios países de América Latina. De acuerdo a la ginecóloga y sexóloga Silvina Valente, el estrés crónico por temas financieros y el miedo a la pandemia fueron factores decisivos para esta tendencia: “Escucho a mucha gente decir: ‘¿Cómo podría traer a un niño a este mundo?’”, comenta a Reuters.

Hoy, los argentinos ya están empezando a salir progresivamente de casa y hacer algo de vida “normal”. Agustín encontró un trabajo nuevo, lo que sumado al relajo de las medidas y la intención de la pareja de buscar un apartamento más grande han hecho que ambos reconsideren la idea de la paternidad: dicen que tomarán la decisión este año.

Sin embargo, ninguno de ellos —ni de nosotros— sabe lo que vendrá en el futuro. Y eso sin dudas es una fuente de preocupación a la hora de traer una nueva vida a un mundo que colapsa de a poco.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *