Prefirió construir 90 casas para personas necesitadas, en lugar de gastarse 100.000 dólares en la boda de su hija

El sueño de toda mujer es casarse con el hombre de su vida y que su boda sea espectacular, con centenares de invitados, abundante comida, licores de todas las marcas y una luna de miel en alguna ciudad costera a cualquier parte del mundo.

Sheyra Munot, es la hija de un hombre adinerado y de negocios muy reconocido en la India, y como sería de esperarse, ella quería que su boda fuera inolvidable y con muchos invitados.

Su padre, el Sr. Ajay Munot, como todo buen padre siempre quiso cumplir los deseos de su hija, para lo cual también pensaba en realizar la mejor boda de todos los tiempos y que su hija nunca olvidara este momento.

Según el Free Press Journal, el Sr. Munot es una de las personas más ricas de la India, centrándose principalmente en la venta minorista de trigo y textiles. También es un renombrado experto financiero.

 

Aún siendo así, el Sr. Munot decidió destinar esta gran suma de dinero que tenía presupuestada para realizar la pomposa boda de su hija para un acto de enorme caridad con un grupo de personas muy necesitadas.

Su padre había tomado la decisión de construir 90 viviendas con todas las comodidades y servicios, para familias sin hogar.

Aunque personas alrededor de todo el mundo destacan esta gran labor humanitaria y generosa, además optó por cambiar vidas en vez de ser el anfitrión de un gran evento, la razón por la que cambió de opinión no es muy conocida.

El mismo día de la boda, Sheyra se reunió con su padre en la urbanización donde había estado construyendo las 90 viviendas. Ella y su esposo se mostraron orgullosos del trabajo de su padre, y participaron en la inauguración oficial del nuevo vecindario.

Entregando con sus propias manos, las llaves de una hermosa y nueva casa a 90 familias que toda su vida habían pasado necesidades de todo tipo, por este acto serán recordados el resto de sus días y la vida les sabrá recompensar tan bondadosa decisión.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *