Profesora sacó su título tras perder a sus dos padres y a su hijo el mismo año: “Lo hice por ellos”

“De vivir con ellos tres, que eran mi razón de existir, quedé sola. Fueron tres golpes muy duros, difíciles de sobrellevar: sentí que ya no tenía por quién seguir luchando”, dijo Rocío.

La pandemia de COVID-19 que está azotando al mundo ha cambiado la vida de millones de personas. No solo se han cerrado trabajos, han habido problemas económicas en algunos países y la población ha tenido que enclaustrarse, sino que también muchas personas han tenido que despedir a más de un ser querido.

Y esa ha sido la parte más difícil del virus: pacientes en estado grave de salud en las salas de cuidados intensivos, conectados a respirador artificial y con mal diagnóstico.

Por todo eso tuvo que pasar Rocío Barberá, una profesora de 32 años de Godoy Cruz, Argentina, quien ha pasado por el momento más difícil de su vida durante esta pandemia. Y es que perdió a sus dos padres producto del COVID-19, con un mes de diferencia.

Según información del diario Los Andes, a pesar de las pérdidas que tuvo en su vida, logró salir adelante y sacó su título de profesora en el Instituto de Educación Superior de Maipú. Rocío explicó que pudo hacerlo gracias a su fuerza, ya que según ella “lo hice por ellos“.

El 2021 será un año que quedará por siempre marcado en su vida, ya que durante la segunda ola de contagios en Argentina su mamá, Adriana, cayó grave en el hospital. Luego de un mes luchando contra los síntomas, lamentablemente falleció.

Su padre, Daniel, también se había contagiado y sus síntomas se agravaron. También tuvo que estar internado durante unos días, en estado grave, cuando finalmente murió con un mes de diferencia de su esposa.

Además de eso, Rocío tenía un hijo de 12 años, llamado Valentino, que sufría de encefalopatía crónica no evolutiva, pero a fines de año tuvo una recaída, se descompensó y falleció durmiendo sin darse cuenta.

De vivir con ellos tres, que eran mi razón de existir, quedé sola. Fueron tres golpes muy duros, difíciles de sobrellevar: sentí que ya no tenía por quién seguir luchando (…) Era la única responsable de mi destino“, explicó la profesora.

Tras vivir el duelo, decidió hacer algo que había dejado de lado para cuidar a su hijo y apoyar a sus padres: retomó sus estudios de profesora y encaminarse hacia un sueño de vida. “Siempre había soñado con salir del examen y abrazar a mis padres, agradecerles y darles la alegría de la meta cumplida. Ellos fueron pilares fundamentales para que pudiera criar a Valentino“, dijo.

Así, a pesar de lo mal que lo pasó durante el año, logró sacar su título y terminar el instituto. “Me proyecto buscando trabajo en el ámbito educativo, aunque también incursionaré en programación, algo que me apasiona. Mientras tanto, hasta acomodarme, continúo ganándome la vida en un local de ropa“, detalló.

Ahora Rocío espera poder seguir saliendo adelante y continuar con su vida. “Sigo mirando al futuro en honor a mis padres que me dieron la vida y a mi hijo que me regaló 12 hermosos años“, cerró.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *