Rescataron a perrita que iban a envenenar y ahora necesita una familia. La rechazan por su raza

Suki fue llevada de Bosnia hasta Reino Unido, donde un refugio la acogió luego de la amarga experiencia. Sin embargo, por ser una mezcla de pibtull, la han ignorado y le ha costado adaptarse a un hogar.

Toda agresión hacia los animales debe ser condenada y, en caso de ser de gravedad, la justicia debe proceder. No hay forma de que se justifique un ataque hacia una mascota, mucho menos cuando se trata de un acto planificado.

Un reciente caso de maltrato animal, que casi le cuesta la vida a una perra rescatada, ha dejado conmocionada una comunidad en Reino Unido. Se trata de Suki, una mezcla de pitbull que actualmente vive en el refugio Dogs 4 Rescue, ubicado en la ciudad inglesa de Salford.

Esta perrita fue llevada desde Bosnia hasta Inglaterra, donde intentó ser adoptada en varias ocasiones, pero sin éxito. A pesar de ser una canina amorosa, el prejuicio alrededor de su raza le ha impedido que tenga la familia que tanto espera.

Sin embargo, nada de ello justifica los momentos de terror que vivió. De acuerdo a lo reseñado por Manchester Evening News, la peluda fue rescatada de un sótano cuando presuntamente sería envenenada, para luego ser llevada a Reino Unido.

“Al ser una raza de bull (como pitbull), no la eligieron por un tiempo. En un par de adopciones, mostró algunos problemas de separación y comenzó a desconfiar de aquellos con quienes no vivía. Estaba muy ansiosa y ya no aceptaba a algunos miembros de nuestro personal con los que antes se había sentido bien”, dijo Emma Billington, fundadora de Dogs 4 Rescue, en conversación con TeamDogs.

Aunque no han dejado de intentarlo, ha sido complicado para esta perrita. De hecho, cada experiencia ha sido amarga para ella y ha desarrollado estrés cuando regresa nuevamente al refugio.

“Le conseguimos una prueba maravillosa con personas a las que aceptó de inmediato y todo estuvo bien hasta que se fueron de vacaciones a un campamento con amigos y ella no pudo relajarse, se puso muy a la defensiva. Lamentablemente, la devolvieron y, aunque la hemos probado con hogares de acogida, ya que no confía en la mayoría de los extraños“, detalló Billington.

Actualmente se encuentran trabajando con ella, para intentar mejorar su relación con las personas y así de con un hogar definitivo. De momento, los adultos con paciencia y que no reciban muchas visitas parecen ser los indicados para acoger a la cachorra.

“Se une a la gente y tiene muchas características maravillosas, pero en este momento está resultando casi imposible llegar a un hogar. Es limpia en casa, por lo general no mastica a menos que se estrese. Ella ignora a las personas y las bicicletas en los paseos, está en forma y bien, es muy cariñosa, tierna y juguetona cuando se siente segura con alguien”, dijo.

Es un trabajo duro pero sus cuidadores lo darán todo para que llegue a su lugar indicado.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *