Subió a redes la frustración de su decaído padre por no vender nada. Cientos acudieron para apoyarlo

Nada nos cuesta dar una oportunidad. Gracias a la solidaridad en redes sociales, hoy el negocio de Natália y su padre es todo éxito. Internet también sirve para hacer el bien.

En la vida por más seguro que queramos transitar, siempre tendremos riesgos en medio de nuestro camino. Generalmente, los que sufren en gran parte los duros golpes son los emprendedores, esos que no les gusta la seguridad de un sueldo a fin de mes, y optan por atreverse.

Algo así ocurrió en Brasil, donde el padre de una joven (modelo y maquilladora) llamada Natália, decidió invertir en un puesto para vender bocadillos típicos del país tropical. Sin embargo, no pudo vender ni uno en el primer día.

Impactada por el fracaso y entristecida al verlo desolado, su hija decidió subir la foto que le tomó para promocionar el negocio:

“Este hombre en la foto es mi padre, un hombre simple que ha intentado todo en esta vida, fue albañil, trató de ser un concejal de la ciudad, trató de ser famoso, fue un portero e incluso un coleccionista de autobuses. Desafortunadamente, en su último trabajo, fue despedido.¡Cualquiera que pueda pasar por Praça do sossego para ayudar y comprar un refrigerio o pizza, sería inmensamente feliz!”, escribió en twitter la joven

El resultado fue tan extraordinario como inesperado. La solidaridad y los buenos deseos hicieron su parte logrando que al día siguiente vendiera todo.

“¡Nuestro segundo día de ventas fue así! Vendimos todo y tuvimos que rellenar los bocadillos cada 30 minutos. Muchas gracias por su fortaleza, mis amigos”, indicó la chica en el ahora perfil de Instagram de la compañía.

La cuenta ya tiene 12.000 seguidores en la red social y parece que el negocio ha levantado considerando la comunidad. Nos alegra enormemente que las personas se solidaricen y le den la oportunidad a un producto, más aún, contenta el hecho de que lo que compraron haya sido de su agrado.

Recuerden siempre, las redes sociales son un enorme poder que en ocasiones subestimamos y que pueden hacer muchísimo bien. No todo es el odio que se esparce a través de comentarios negativos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *