Superó la leucemia: Niño que fue consolado por su hermana mayor en quimioterapia volvió a la escuela

La imagen dio la vuelta al mundo al mostrar a una pequeña asistiendo a su hermano menor, mientras luchaba contra la leucemia. “Estamos viendo más a un niño normal (…) Es realmente genial. Ha aumentado su confianza”, contó la madre de ambos.

Cuando un hijo tiene una enfermedad grave significa un momento difícil para cualquier familia, ya que esto viene acompañado de complicados tratamientos y de mucha incertidumbre.

En este contexto, hace poco se hizo conocida la historia de una madre que compartió unas fotos que muestran a su hijo pequeño, que estaba en medio de una quimioterapia por su leucemia, siendo asistido por su hermana mayor.

Se trata de Beckett, un niño que fue diagnosticado con una aguda leucemia linfoblástica en 2018, cuando tenía 2 años. De ahí en adelante tuvo que luchar contra esta enfermedad, acompañado de su madre, Kaitlin Burge, y su hermana, Aubrey.

Pero así como ha tenido que pasar duros momentos intentando salir adelante, como no poder ver a su familia, a sus amigos y tener que resistir los embates de las quimioterapias, ahora su historia ha tenido un nuevo capítulo esperanzador.

Y es que, según información de Daily Mail, Kaitlin informó que los médicos le dieron el visto bueno a su hijo y le entregaron un certificado de buena salud. De hecho, ya no debe estar hospitalizado y le notificaron que podía regresar a la escuela.

Según su madre, el vínculo que generaron entre hermanos fue fundamental para la recuperación de Beckett, y también para que no decayera su ánimo. “Desarrollaron un vínculo que solo tienen los hermanos y que yo ni siquiera podía reemplazar“, explicó.

El niño ha podido volver a clases y reencontrarse con sus compañeros, después de un largo tiempo sin poder asistir. Además, dijo que estaba volviendo a tener la misma energía que antes y estaba superando los problemas educativos que tuvo en un momento, producto de la quimioterapia.

Tenía el cerebro muy confuso y no entendía nada (…) Ahora, es algo interesante de ver. El otro día estábamos sentados en la mesa y él estaba leyendo“, detalló su madre.

Además, ha podido recuperar la confianza y a comenzado a hacer su vida de forma normal. “Estamos viendo más a un niño normal (…) Es realmente genial. Ha aumentado su confianza“, agregó Kaitlin.

A pesar de que tiene algunas consecuencias producto de las quimioterapias, como algunos dolores en sus piernas, Beckett juega con su hermana todos los días, tal como lo hacía antes. “Ahora pueden jugar como hermanos normales (…) Están afuera jugando juntos y siendo niños“, cerró.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *