Taxista construyó casas de madera para los perritos callejeros: “Me apenaba mucho verlos pasar frío”

Juan Carlos Ríos, de 62 años, contó que también recibe donaciones de algunos pasajeros que saben sobre su historia. “Me puse en campaña y antes del invierno ya las tenía”, agregó.

Hay personas que a pesar de tener que trabajar día a día siempre se toman un tiempo para ayudar a los demás, ya sea a sus amigos, desconocidos, o también a aquellos animales que están desamparados.

Y es que en las calles muchas veces uno se puede encontrar con perritos que han sido abandonados y que deben luchar todos los días contra el frío, el calor, la falta de comida y de agua. Es por eso que Juan Carlos Ríos, un taxista de 62 años, se dio cuenta que era urgente que los perros callejeros que veía en cada jornada labroal necesitaban de su ayuda.

Según información de Infobae, este hombre oriundo de Argentina, decidió mandar a hacer 3 casas de perro hechas de madera y cubiertas con plástico para proteger a los perritos que veía en la ruta que hacía todos los días cuando salía con su taxi.

Me apenaba mucho verlos pasar frío, así que me puse en campaña y antes del invierno ya las tenía. Están cómodos ahí, pasan largo rato adentro“, contó Juan Carlos.

Como los ha visto desde que empezó a trabajar con su taxi, para él es una responsabilidad asumir su cuidado. Además de las casas de madera, Juan Carlos también los alimenta todos los días para que no sufran por el hambre.

Según él, se consiguió un par de contactos para conseguirles alimento especial. Cada mes compra dos bolsas grandes, por lo que debe desembolsar unos 70 dólares que saca de sus ganancias como taxista.

A veces me preguntan por los perros porque les llama la atención ver las casitas y les digo que soy quien los cuida. Les cuento que estoy a cargo de su alimentación y de la veterinaria, y que con ese viaje puedo comprarles su comida todo el año. Yo puedo hacer esto gracias a la autorización de la administración de la terminal, que me dejaron poner las casas allí“, complementó.

Junto con eso, ha podido motivar a algunos pasajeros para que colaboren con su causa, ya que cuando les cuenta su historia algunas personas se sensibilizan y le pagan un poco más de dinero para que pueda comprarle comida a los perritos.

Juan Carlos siempre ha sido un amante de los animales, así que para él poder realizar esta ayuda es muy importante porque es parte de sus valores. “En mi familia a todos nos gustan los perros (…) Yendo con el taxi veo muchos perritos abandonados, ojalá pudiera tenerlos a todos conmigo“, explicó.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *