Un hombre realiza su sueño y se inscribe en la universidad: su foto en el aula da la vuelta en la web

Nunca es demasiado tarde para cumplir esos sueños que llevamos con nosotros. Si hay perseverancia nada es imposible. Son numerosos los ejemplos de atletas, cantantes o artistas que han comenzado tarde su carrera, sin embargo han logrado terminar sobre las primeras páginas de los diarios. A estos últimos se podría tranquilamente agregar un señor con una gran ambición: convertirse en un súper abogado.

En el fondo del aula, un estudiante un poco particular

Un claro ejemplo de que nunca es demasiado tarde para cumplir los sueños es el señor Antonio Ramírez que, pese a su edad avanzada, finalmente ha decidido seguir su sueño y convertirse en abogado. De hecho, después de haber estudiado duramente con sus libros, ha afrontado el examen para entrar a la facultad de leyes de su ciudad, después de numerosos intentos.

Para él no ha sido fácil debido a la edad y la dificultad para estar al paso con las nuevas competencias tecnológicas requeridas en la universidad. Sin embargo, Antonio no se ha dejado atemorizar y ha afrontado cada dificultad con gran determinación.

Finalmente sobre su pupitre del aula tan soñada, aquí el examen: para Antonio es una cosa simple. El aspirante a abogado sorprende a todos, incluido el profesor. Antonio ha sido el último en entregar el examen, lo que demuestra su empeño en querer completar a la perfección esa prueba. Nada fue dejado al azar, cada pregunta ha sido completada atentamente.

El profesor, viendo en los ojos de este hombre una inmensa determinación, ha decidido publicar una foto en las redes sociales para contar a todos lo que estaba sucediendo. Inmediatamente, la noticia de Antonio dio la vuelta por la web, convirtiéndose en un modelo para todos aquellos que han renunciado a los propios sueños.

El profesor, entrevistado por los periódicos locales, afirmó nunca haber visto tanta dedicación en todos sus años de trabajo. “Ha sido el último en terminar, pero entendí que ha sido el que lo ha hecho mejor y que ha empleado el máximo esfuerzo”, agregó luego el profesor, concluyendo: “He hablado con él un poco y me ha dicho que siempre ha querido estudiar pero no tuvo la manera de hacerlo”.

Ahora, pasado el examen de admisión, el nuevo estudiante de leyes está todavía más determinado a obtener la graduación en jurisprudencia. Estamos todos seguros que su perseverancia lo llevará lejos y en espera de su diploma, ¡le deseamos muchos éxitos!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *