Valientes niños salvaron las vidas de 3 perritos atrapados en un incendio en casa de sus vecinos

Anthony Lombardi y Mario Comella, de 12 y 13 años, no ignoraron las alarmas y sacaron a los canes del domicilio a pesar del riesgo. Incluso Mario fue capaz de entrar a la casa para liberar a Chase, un pastor alemán que estaba acorralado.

Los verdaderos héroes no buscan serlo, sino que la oportunidad de demostrarlo llega casualmente porque es algo que llevan dentro de sí mismos y, tarde o temprano, salvarán la vida de alguien más.

En el pueblo de Coventry, ubicado en el condado de Kent (Estados Unidos), dos niños de 12 y 13 años llamados Anthony Lombardi y Mario Comella no ignoraron las señales de un incendio que comenzaba en el vecindario donde vivían, y actuaron al notarlas.

Mientras andaban en bicicleta por las calles, escucharon las alarmas cerca y se percataron de que venía de la casa de sus vecinos. Ya en la puerta de entrada, observaron que las llamas se expandían rápidamente por toda la casa y que además había tres perros dentro.

Al ver esto, sintieron el deber de rescatarlos del fuego, así que llamaron a su amigo que vivía en la casa para pedirle el código y así poder abrir la puerta principal y sacarlos de ahí.

Faith y Boo abandonaron la casa inmediatamente, pero el cachorro de pastor alemán llamado Chase no porque estaba dentro de su jaula. Por lo que Mario no dudó en ingresar a la casa y liberarlo para que esté a salvo, lo cual quedó grabado en un video por las cámaras de seguridad. Mientras estaban en eso, también llamaron a los bomberos.

Los dueños de los canes, Athena DiBenedetto y John Salisbury, habían salido a comer a otro lugar pero tuvieron mucha suerte en que los chicos estuvieran cerca de su casa para evitar una tragedia. Salisbury dijo a 12 News que la causa del incendio se debió a que uno de sus perros encendió uno de los quemadores del horno por accidente, prendiendo de esta forma una tabla de madera que habían colocado encima.

“Todavía no puedo ver (el video de seguridad) sin tener los ojos llorosos y pensar en lo que hubiera pasado si hubieran estado allí cinco o diez minutos después”, dijo DiBenedetto a 12 News.

Además de la empatía por las mascotas y sus vecinos, lo que movió a Mario para que actúe de esta forma tan valiente fue estar consciente de lo terrible que es perder a un perrito en una situación así, luego de conocer de cerca un caso así. “Estaba pensando, ‘esto le pasó a mi tío, así que no voy a dejar que esto le pase a mi amigo’”, comentó al mismo medio.

A pesar del final feliz, el jefe de Bomberos de la ciudad, Frank Brown, recalcó que en estos casos hay que llamar al 911 de inmediato y no ingresar a la construcción en llamas. Lo mejor de todo, es que los perritos y los niños salieron sanos y salvos del peligro.

Mira el video a continuación.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *